Buscar

Vivo en un mundo de colores

Ayer fue un día feliz, felicísimo, mi hija cumplió cuatro años y por primera vez fue consciente de la fiesta y de lo maravilloso que es tener amigos. Lo celebramos en una piscina de bolas y creo que no me buscó ni un momento para comentarme lo bien que lo estaba pasando.


Vivo en un mundo de colores, rodeada de cuentos y películas infantiles, y cuando mi hija me cuenta cuentos e historias literalmente me deshago del gusto. Estábamos tomando café y a nuestra hija le hace ilusión ponernos el azúcar. Su última frase maravillosa fue decirnos que las hadas deshacen las estrellas y éstas se convierten en azúcar. La vida es apasionante si la miro a través de sus ojos verde agua.


Gracias al cumple, ha entrado en casa el ajedrez, y digo ha entrado porque ya hace muchos años que yo no jugaba a este juego y no lo teníamos en casa. De niña, mi padre, que ganó varios campeonatos, me enseñó a jugar y ahora es un placer enseñar a mi hija a jugar. A mi hija le gusta la ópera, con lo que tengo el emule funcionando a tope, y las plantas, le he prometido que le compraré más para que las podamos cuidar juntas.

2 comentarios:

Rosa

Pues si Carmen, vivimos en un mundo de colores algo alejadas de la realidad que proyecta el blancoynegro, pero es lo que tiene...La ocurrencia es preciosa como tu hija.
Me encanta tu blogg, es la primera vez que entro y no me lo esperaba esta genial.
Un beso Rosa%Ricardo (aquí y en adelante Rosa, si no lo tiene nadie)

Carmen M

Pues por ahora no había venido ninguna Rosa por aquí:D. Muchísimas gracias por tu visita, y sí, este mundo es muy cruel, si nos permitiéramos ser totalmente conscientes de ellos, sería muy difícil ser feliz, o intentarlo al menos. Los hijos, aunque bien sabes que es muy difícil sacarlos adelante, son un regalo de la vida. Es una gran paradoja, un regalo que yo no esperaba, pero ahí está.
Hasta pronto, guapa

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails