Buscar

La visita de Tony (La casa de Marga)

Con este pequeño relato inauguro la sección de ficción dentro de mi blog. Estoy en un momento de mi vida en que cada día me interesa más la ficción. Quiero decir que he sido periodista muchos años, y en esos años me he dedicado exclusivamente a escribir reportajes, artículos, incluso hize un documental de montaje y siempre me he movido en un lenguaje periodístico. Pero crear personajes, situaciones, historias, es algo fascinante. Espero que este blog sea como un espolón para hacer las cosas que más me gusta hacer. En esta pequeña escena, Lucía Scoop, periodista, escribe en primera persona.



La visita de Tony (fragmento de La casa de Marga)


Tenemos plantitas en la terraza. La terraza es descomunal. El primer día que la vi pensé que era exactamente igual que la terraza de Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios y que claramente no la iba a poder pagar. Pero resultó ser un precio estupendo y aquí estoy, construyendo una vida en casa de Marga, situada en la Calle del Mar.

Hoy se ha pasado Tony por aquí y cuando ya llevaba más de dos horas en la casa, empezó a preguntarle a Marga que cuánto ganaba y ésta sólo contestaba con evasivas: “bastante más que tú”. Y como aquél insistía, Marga zanjó la cuestión diciendo: pues claro que lo mío está bien pagado, como que soy profe, como que nos lo gastamos todo en medicinas y masajes para aplacar los nervios, y subida a sus taconazos Loboutin que le costaron un mes la mitad de su sueldo, se largó de la estancia haciendo cloc-cloc con la excusa de que tenía que regar las plantas.

Así que le dije a Tony, ya que nos quedábamos solos, aunque él se sentía atraído por Marga y no le interesaba mucho mi conversación, le dije sin esperar que me escuchara: Yo gano mucho menos pero me lo gasto en coca-colas, para aguantar, la señora trabaja por las mañanas y luego se echa la siesta. Pero tampoco le cambio el trabajo, no, señor, yo lo único que quiero ser en esta vida es ser rentista, y correrme Rodeo Drive de un lado a otro, y con la Black American Express en la mano, que no tiene límite, y pulirla allí mismo en un pis-pas.Él levantó los ojos hacia el techo y dijo encogiendo los hombros: “pues muy bien”, así que me levanté casi de un salto gritándole más bien ¿qué quieres? ¿una cocacola, una cerveza??,.Cuando me dijo que quería una birra preparé olivas, papas y de todo con tal de tardar un rato más en la cocina.

Cuando volví ya estaba Marga otra vez sentada en el sofá, mirando a Tony con cierta mezcla de desprecio y benevolencia. Todo lo buena que parece Marga y ha tenido un pasado escabroso: enamorándose de los más macarras y de los más colgados. Y Tony era para ella un vestigio del pasado: ni llegaba a mileurista y Marga tenía clarísimo que ya no quería mantener más tíos en su vida. Marga me increpó: “Lucía, qué amable eres con los invitados, pero es que, (mirando a Tony), ese foie-gras me lo trajo Catherine el mes pasado de la Provenza” y levantándose y cogiendo la latita de luxe y yéndose nos espetó: “ni hablar, majetes, ahora os saco el de La Piara”. Ni por ésas Tony se dio por aludido y siguió mirándola embobado mientras Marga se alejaba con su producto delicatessen en la mano.

Cuando Tony por fin se fue, Marga sacó de la nevera el paté de la discordia y nos lo papeamos las dos tan a gusto.

Lucia Scoop



Tags:,

2 comentarios:

Anónimo

Hola Carmen,solo unas lineas para decirte que me he leido este fragmento y me ha enganchado totalmente la escena. Saludos de Conchita.

Carmen

Hola, guapa!Si es lo que tiene trastear entre amigos cineastas, que algo se te pega. Gracias por tu comentario porque sí es verdad que me ha quedado muy visual, que yo no me había dado cuenta y eso me provoca curiosidad y encuentro que también es divertido escribir así, yo soy muy cinéfila, me encanta la imagen, pero, ja, también soy mami y ya sólo veo La Cenicienta:D
Gracias, un beso y hasta pronto.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails