Buscar

La llegada del jacuzzi

jacuzzi en la terraza
Hoy qué importa lo que ha pasado en el trabajo. De hecho me he pasado todo el día pensando que cuando llegara a casa habría un nuevo inquilino en la terraza: el jacuzzi.

Cuando he llegado al ático he visto a través de los ventanales la terraza a oscuras, sólo iluminada por las luz de las velas. He ido corriendo y allí estaba Marga, dentro de la maravillosa tinaja burbujeante.

Después de dar varios saltitos alrededor del aparato, me planté en jarras y le espeté a Marga: oye, Marga, ¿me estás esperando desnuda? Yo creía que nuestra orientación sexual estaba bastante clara, ja,ja, ja, hasta que percibí que llevaba puesto su mejor bañador.

Y sentándome en el borde de la piscina mágica le dije: tú qué opinas, Jorge, mi redactor-jefe, está por ti o por mí? A lo que mi amiga respondió rápidamente: pues espero que por ti porque, como decía la Linda Evangelista, yo por menos de diez mil dólares ya no me levanto de la cama, ja,ja, y de la risa se le derramaba la copa de champán. Y empezó a cantar yo que soy tan guapa y artista, yo que me merezco un príncipe un dentista, etc.

A mí no me gusta, le dije.

¿Y a ti quien te gusta, Lucía? Bueno, a mí me gustan todos pero creo que ninguno lo suficiente como para liarme con él, por ahora, estoy emocionada con el trabajo, ché, no preguntes, a mí me gusta la gente, en general.

En ese momento me lanzó a la cara para que me lo pusiera el bikini de Dior comprado en un outlet de París cuando se fue con los alumnos de viaje de fin de curso y vino más cabreada que una mona, diciendo que nunca más, que ella practicaba a partir de ahora la educación defensiva, es decir, evitar cualquier roce extra con el alumno, y que la juventud está fatal, sin respeto, sin valores. Y yo qué, le pregunté, yo también soy joven. Tú eres un encanto, nena…

De repente me di cuenta que el jacuzzi estaba allí y que ya no se iba a ir. Y chapoteando entusiasmada entre reproches de Marga de éstate quieta, que no me relajo viendo la luna… empecé a decirle, y mañana que venga Silvia con su nene, y al otro Maribel, que me muero de risa con ella. A lo que Marga me espetó: o.k. previa ducha de todo el mundo, y tampoco te pases, a ver si voy a tener que vender tickets en la puerta. Qué brutica es mi Marga, me encanta.

Anda, relájate tú también y observa la noche. Le hice caso.

¿Y seguro que mañana no se lo llevan? Que nooooo….

Lucía Scoop

4 comentarios:

Anónimo

chulo lo del jacuzzi en la terraza, a la luz de la luna y mientras haga buen tiempo.

Carmen M

Gracias, sí, es una magnífica idea. He situado la vida de Lucía Scoop en una maravillosa ciudad mediterránea y uno siempre escribe sobre lo que desea, je,je. En esta ciudad siempre hace buen tiempo y no hay que olvidar que el agua del jacuzzi está muy calentita:D. Gracias por tu comentario

FAUNA

Hola, oye tu blog es una maravilla, solo le he echado un vistazo por encima, pero realmente es un pasón, prometo leerlo más profundamente. Bsts.

Carmen M

Gracias Fauna, yo enseguida me voy a echar un vistazo al tuyo. Hasta pronto. Besos.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails