Buscar

La visita de Adela





salmorejo
Ahora Adela está cocinando unos platos exquisitos en la cocina, entre ellos un innovador salmorejo, y hasta aquí me llega el estupendo olor de todas las viandas haciendo chup-chup.

Marga, en cuanto supo que Adela venía, se fue corriendo a la sección gourmet de El Corte Inglés y se dejó allí sus buenos ciento ochenta euros con tal de aprovisionarse de todos los ingredientes. Adela no hacía más que farfullar: pero si no es necesario, tenéis un magnífico mercado de abastos ahí mismo…Y entonces Marga se puso en jarras y le soltó a bocajarro: tú, en tu trabajo, ¿usas los mejores ingredientes?, y Adela dijo: sí, sí. Y Marga, refrotando violentamente un tacón sobre el otro, al más puro estilo militar, se largó a mimar sus plantas diciendo: pues aquí también.

Virginia Woolf


Mientras cosas maravillosas están pasando en los fogones de la casa, yo estoy leyendo los Relatos completos de Virginia Wolf, extasiándome con su sutil percepción, casi cirujana, de pequeños detalles, pequeños bocados de realidad. Me sumerjo en las voces del lago que se superponen unas sobre otras…en el otro lado del espejo que imagino refleja a Miss Dalloway.

Mientras cierro el libro porque me llaman para cenar pienso que la Wolf tiene una visión espacial. Una perspectiva más alta, más inquisitiva, de las cosas. Y recuerdo que una vez leí una entrevista de un político de alto nivel que viajaba muchísimo por el mundo y él también tenía esa visión espacial, esa perspectiva inteligente de observar las cosas desde muchos puntos de vista.

No he comenzado este libro por el principio. Recuerdo que lo compré porque leí un párrafo al azar y ya en la misma librería comencé a levitar. Y como tengo tanto trabajo, lo sigo leyendo así, abriendo el libro el azar, y flipando en ese mismo momento, aprensando con ella, con la autora, esos instantes de realidad, percibiendo lo que pasa a través de gestos, intuiciones, y todo es tan lógico…

Hoy la noche es hermosa. Adela ha insistido en que cenemos en la terraza. Como invitados ilustres, Maribel, la compi de Marga, que es un punto esta tía, y mi redactor-jefe, Jorge, que últimamente le veo yo muy interesado por esta casa y sus habitantes. Mientras le pego el primer bocado a las tortas crujientes de bacalao oigo a Marga decir que mañana llega el jacuzzi. Casi me atraganto, de la emoción.

Lucía Scoop

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails