Buscar

Zapatos en Nochevieja





zapatos de tacón rojos
Lucía miraba fijamente sus estilettos rojos adquiridos en una second-hand shop y se recreaba admirada apreciando su buen diseño y pensaba que no podía creer que le hubieran costado tan baratos. Ahora ya no importaba su precio, supo que eran suyos en el mismo instante que se los probó, porque esa joya preciosa ya estaba en sus pies, formaba parte de su armario y en su mente Lucía visualizó muchas situaciones en las que ella se sentía hermosa y elegante encaramada a las alturas de sus zapatos, aprovechando esa capacidad de la ropa de provocar ensoñaciones asociadas a su belleza.


Ahora ella estaba sentada en el párking y simplemente se dedicaba a observarse a sí misma. Se sentía reflexiva, muy contenta con su aspecto pero un poco triste por pasar las Navidades fuera de su casa por motivos de trabajo. Pensó por un segundo que no le importaría ya no volver dentro de la discoteca, donde bailaban los amigos, y esperarlos simplemente allí fuera. Entonces recordó la frase de un amigo: "cuando estás lejos de casa, la Nochebuena la pasas solo pero la Nochevieja la pasas rodeado de amigos". Entonces recordó que allá dentro estaban Marga, Maribel, dos compañeros del periódico...y que la música sonaba fuerte y ella iba vestida para disfrutar a tope.


Lentamente, sacó un pintalabios del bolso y se pintó con mimo los labios mirándose en un espejo retrovisor de un coche. Contenta y feliz, se dirigió entre la gente hacia la puerta de la discoteca.

2 comentarios:

FAUNA

Yo tengo unos zapatos que me hacen sentir como a Marga, la dos veces que me los he puesto me he sentido la más guapa y sexy del mundo, y de vez en cuando doblo la rodilla y miro hacia atrás para observar los vertiginosos tacones. Qué curioso como unos simples zapatos te pueden hacer sentir de manera distinta. Un beso.

Carmen M

Sí, y su belleza es realmente algo simple de conseguir. Para construir este post me he inspirado en unos zapatos reales que me compré (dorados)hace mucho tiempo y recuerdo lo felícisima que iba con ellos. A todo el mundo le encantaban, se los dejaba a las amigas. Fue realmente una compra muy afortunada, de hecho no he vuelto a encontrar unas sandalias-joya como aquéllas. Lo seguiremos intentando...
besos

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails