Buscar

Tarde de revistas





Marga dejó descargar sobre la mesa del salón la tonelada de revistas femeninas que había comprado para nutrirse a fondo de las nuevas tendencias para primavera-verano, tarea que le llevaba horas y a la que le dedicaba una tarde al mes (tomando notas). Por cierto, la cosa anda cada vez más desestructurada...


En esas tardes, mi presencia no le molesta pero yo procuro escabullirme hacia mi ordenador de vez en cuando, hojeo mis dominicales retrasados y sólo aparezco por allí interpretando su receptividad momentánea para que me cuente las excelencias de las cremas de las muestras que se está probando (que se las prueba todas). De pronto, la oigo gritar pero esto qué eeeees?, una muestra para ojos de La Mer!, y dando saltitos de alegría, me explica que es una de las cremas más caras del mundo y que ésta no la piensa compartir, que tampoco es que me preocupe mucho el tema cuando yo tengo una crema para el cuerpo (de marca blanca) que sirve absolutamente para todo.

Otras veces no está nada receptiva porque está flipando con el diseño arquitectónico de una casa, un quasi cubo de cristal situado en un acantilado al borde del mar. De la emoción, casi sentada sobre el borde del sofá, casi no puede también coger la taza de café porque no puede apartar la vista de las hojas nuevas, satinadas, llenas de colores brillantes y entonces paso ligeramente y me deslizo hacia el otro lado de la casa con cualquier excusa.

Con Marga estoy aprendiendo mucho sobre el glamour y veo que a mi amiga el tema le da paz. Marga exprime al máximo las revistas, quiero decir que se las estudia, saca las recetas, y recorta sus modelos preferidos con las tijeras y los guarda en una carpeta.

Por la noche, me comenta entusiasmada las nuevas tendencias y quién es quién en el mundo de la moda. La verdad es que de vez en cuando me encanta que mi amiga me hable de estas cosas, porque así también me olvido del día a día del periódico, que me da muchas satisfacciones, pero la realidad está llena de cosas duras, nada que ver con el mundo del lujo que Marga ama a rabiar.

Lucía Scoop

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails