Buscar

19%





Oigo en las noticias de la radio que las mujeres sólo ocupan el 19% de los puestos de poder político y económico en España. Lo que pasa es que no me ha parecido una noticia. Sigo escuchando las mismas cifras desde hace años, pero me ha procurado una buena percha para algunos asuntos que siempre me preocupan.

Esos mismos hombres que detentan el poder económico y político, si no me salen mal las cuentas, un 81%, son los que de la manera más fácil, por ser un objetivo mas débil, impiden el ascenso y la proyección de las mujeres dentro de sus organizaciones. Las mujeres se ven así relegadas en sus aspiraciones económicas y profesionales, obligando a una parte muy importante de la sociedad a crear relaciones de dependencia con su entorno porque no pueden llegar a sobrevivir por sí mismas. Eso debería estar penado en el tribunal internacional de La Haya, el no permitir a una persona progresar en la vida sólo por su condición sexual.

De las (pocas) mujeres que llegan al poder hay dos clases: la solidaria, que persigue ayudar a las que van detrás de ella, luchando por sus derechos, para que su trabajo sea visible a la sociedad y la que sufre el síndrome de abeja reina: la que dice que nunca ha sufrido ningún impedimento por ser mujer, que solo llega la que vale, pero que no tolera que ninguna otra mujer le haga sombra. Y lo dicen tan campantes. El resto de las mortales nos quedamos muertas de ver que hasta ellas mismas se creen la patraña.


Qué puedo decir. Que alguien pare esta barbarie de asesinatos, que provoca más muertes que el terrorismo pero luego en las encuestas a nadie le interesa la violencia de género. Las noticias siempre dicen : hay un millón y medio de mujeres maltratadas en España, focalizando siempre el tema del maltrato en las víctimas. Hay que cambiar el lenguaje de los medios y decir, no señor, lo que hay es un millón y medio de maltratadores, y tratarles como a una plaga, pues eso es lo que son.

Como decía Ana Belén, “la sociedad es un pastel del que las mujeres agarramos un trozo cuando los hombres no se dan cuenta”. Porque nunca se nos concedió graciosamente ningún derecho, todos fueron ganados en una lucha sin cuartel.

El talento no tiene sexo, y si lo tiene, es para mejor.

La historia está llena de oportunidades que les fueron arrebatadas a las mujeres: fueron las primeras en unirse a las barricadas en la Revolución Francesa y luego no fueron reconocidas como ciudadanas; en los movimientos obreros los derechos de las mujeres fueron tratados como algo secundario, algo que siempre “podía esperar”. En la II Guerra Mundial miles de mujeres fueron a las fábricas y cuando terminó la guerra fueron relegadas de nuevo a sus casas, terminando con un período, el de la independencia económica, que provocó una gran alegría y estímulo a las mujeres de la época y una enorme tristeza cuando esa independencia desapareció.

Por eso, y sin despreciar al senador Obama, yo estoy con Hillary Clinton, porque una mujer presidenta del mundo, perdón, de los USA, nos daría un montón de autoestima y seguridad a las mujeres, porque es de suponer que las mujeres serían su prioridad. Y porque ya está bien de esperar. Merecemos una oportunidad real, ya.

2 comentarios:

Jose

Lo que pasa es que Obama vira al centro y Hillary a la derecha. Pero si ganan democratas (que tiene pinta que puede ser) algo nuevo y bueno pasará en el primer país del mundo.

Carmen M

Sí, eso es cierto, me gustaría que Hillary fuera más progresista, la verdad. Pero desde luego que quiero que ganen los demócratas, sea quien sea, como dices, será bueno para los USA pero también para el resto de los países. Nos hacen falta dirigentes menos belicistas. Gracias por venir por aquí, Jose, un abrazo.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails