Buscar

Marga va a la playa






Así que se lo dije: pero Marga, te lo tengo dicho, quitate los zapatos de tacón, imagino llevaras unas zapatillas de repuesto en el coche. Y va la tía y me dice que no.

Así que Marga se bajó toda la cuesta de la Playa de los Muertos agarrada a sus zapatos y a su bolsito de chanel, y farfullando que allí vendrían muy bien unas escaleras mecánicas y que dónde estaban los chiringuitos.

El resto del grupo, amigos míos y miembros de un colectivo ecologista, la miraban como alucinados.

Pero cuando llegó a la playa y vio la gruesa arena, un mar mediterráneo azul profundo e inmenso, con olas bordadas de blanca espuma perfecta, se sentó y se quedó en silencio. El resto del grupo comenzamos a hablar de otras cosas y a repartir las viandas.

En el transcurso de la conversación, Marga soltó el bolsito y se quitó los zapatos y poco a poco se recostó sobre la arena. Ya nos íbamos todos a bañar cuando la oímos soltar un suspirito de felicidad.

Lucia Scoop



0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails