Buscar

Muertes absurdas





Lo primero de todo: qué muerte no es absurda, porque acaba de golpe con la vida y aunque en Oriente nos aconsejen tomarnos tranquilamente ese inevitable trance, en Occidente la ciencia no para de investigar en cómo alargar la vida y lo más importante, en cómo alargar la calidad de esa vida.

Pero a veces la muerte quiebra vidas jóvenes de la manera más tonta. Me entero por El País de la muerte de la artista italiana Pippa Bacca, violada y asesinada en Turquía, haciendo el autostop que utilizaba para su performance, que en este caso se llamaba Brides on Tour, novias de viaje, que intentaba simbolizar lo femenino y lo fecundo en contra de la guerra. Sobrina del creador conceptual Piero Manzoni, este sábado será enterrada en Milán.

La camarera de Adrienne shelly


El año pasado me enteré de la absurda muerte de la cineasta neoyorkina Adrienne Shelly que simplemente trabajaba en su estudio, pero le molestaban el ruido de unas obras que estaban realizando cerca de su casa. Uno de los operarios, ecuatoriano, la mató porque ella aseguró que iba a llamar a la policía. El estreno en Sundance de su película La Camarera estuvo rodeado de tristeza ante el absurdo fin de una joven vida y una carrera cinematográfica emergente en los USA.

La muerte siempre ha inspirado a muchos artistas. Es el leiv-motiv de la carrera de la cineasta Isabel Coixet, por ejemplo, que vuelve a repetir dramatismo vital con Elegy, basada en la novela de Philiph Roth “El animal moribundo”.

Elegy


Mira que me creo que Penélope Cruz tiene que estar muy bien en su papel de alumna enamorada de Ben Kingsley, que hace de profesor, porque durante años luchó por ese papel en Hollywood. Además me pirra que la Coixet sea a la vez un as de la publicidad y una artista en el cine, pero no sé si veré esta película, no sé si aceptaré la invitación de Coixet a sufrir de lo lindo otra vez.

Es normal que el tema levante pasiones entre literatos, músicos, y artistas de todas las épocas, yo creo que es lo único que nos diferencia de los animales: la conciencia del fin.


Silvia Plath
Qué decir del adorable rincón de las suicidas, Virginia Wolf, Sylvia Plath, y muchas otras, todas después fagocitadas por la historia y cuyo aura atormentada trasciende sus literaturas convirtiéndose en iconos del “muere joven, vive rápido”, perniciosa herencia del romanticismo del siglo XIX. De este mito romántico conocemos un montón de casos en la cultura pop actual: Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain, Michael Hutchence, o centenares de muñecas rotas en el mundo de la música y la moda: todo empezó con las bailarinas y modelos de Studio 54.

Lejos de querer seguir este ideal romántico, me divierten e interesan más los avances científicos en pos de la vida eterna. El caso del científico Aubrey de Grey que dice que podremos llegar a vivir 500 años (y con buena salud) es un caso extremo, pero la utopía (y el cine y la poesía) han alumbrado muchas veces el camino de la ciencia. Y porque vale la pena conservar la vida para seguir creando y amando.

4 comentarios:

Caronte

Uno de tus mejores posts,excelente. Enhorabuena.

Carmen

Gracias, Caronte. Honor que me haces, para mi tambien es siempre un placer leerte, me gusta tu blog porque es un buen lugar para reflexionar, para aprender y disfrutar. Gracias por tu trabajo y por venir por aqui.
Un saludo

Anónimo

Un buen post acerca de lo que a todos preocupa: la muerte que, al fin y al cabo, es el fin natural de la vida.
Yo abrazo la vida. Me llamo Encarnación, un nombre que antes me parecía vulgar, pero cuando supe qué significaba ¡me pareció tan bello!
Mis padres me regalaron la vida y el nombre y les doy las gracias porque son mis mejores posesiones. Gracias, estéis donde estéis.

Carmen

Bueno, la idea de este post es ésa, que la vida es muy valiosa y que no hay que arriesgarla inútilmente, aunque Adrienne Shelly se encontró la muerte sin buscarla, porque esto es así: nuestra presencia aquí es muy frágil. Gracias por tu comentario. Un saludo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails