Buscar

Flores en el pelo





flores en el pelo

Dicen que subiendo la cuesta hacia la Alhambra uno puede encontrar el paraíso.

No soy de aquí, pero sí lo soy. Ahora, en este pequeño local, me ponen música flamenca y recuerdo emocionada que mis amigos del Norte dicen que bailo como si hubiera nacido en el profundo Sur.

Una flamenca que descansa de su actuación toma un café en la mesa de enfrente. Tamborileo con los dedos en la mesa, casi no sigo la conversación de mis amigos, porque ando embobada detrás de su clavel reventón en la oreja, de su peineta, me pierdo en los lunares rojos de su vestido. En ese mismo momento, percibo mi camiseta negra y mis vaqueros y busco sus zapatos de tacón, rojos, con su tirilla. Son preciosos. Bajo la vista, y sé que me cambiaría por ella en este mismo instante, para lucir el pelo recogido, como ella, y el talle fino, y enderezar la espalda regia y taconear sintiendo.

Sólo la huelo con otra clase de sentidos, pero sé que hay perfume en su pelo. Levanto la vista y ya no la veo. Y aunque no de flamenca, sé que esta noche me pondré un vestido hermoso y que antes de llegar al hotel me compraré flores para el pelo.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails