Buscar

Obras en la fachada





Lo que son las cosas, andaba Marga quejándose varias semanas de que había que pagar la derrama por las obras de la fachada, cuando he aquí que han aparecido los obreros: tres tíos buenísimos, que llegaron en su todoterreno y desde entonces Marga y yo estamos encantadas, porque sujetan los arneses en nuestra terraza, y venga a subir y bajar, que da gusto verles. Ahora andamos todo el día ruborizadas y con la risa tonta por la casa y Marga no se quita sus mejores shorts para darles los buenos días cada mañana.

De repente, nos ha dado un ataque de marujeo total y no hacemos más que ofrecerles café e infusiones. Los chicos, muy profesionales, no aceptan jamás.

Entre ellos son súper colegas y de verdad simpáticos, yo no hago más que esperar a ver cuándo se ponen a hablar de mujeres, pero nada, hablan de mil temas y el tema no lo tocan: con lo interesante que es escuchar algunas conversaciones del sexo opuesto cuando creen no ser escuchados.

Cuál ha sido la escena culmen de todo esto. Yo intentaba dormir la siesta, y uno de ellos estaba manipulando la persiana y de repente la sube de golpe. No veas cómo he saltado de la cama huyendo de la habitación en cuanto he visto ese brazo hercúleo, asomando por la ventana. Luego se lo conté a Marga, y la verdad es que la situación daba para fantasear. Aunque luego yo en realidad sea una absoluta cobarde, ahora pienso que si no hubiera estado la reja era para haberle dicho…anda, tío, pasa p’adentro, ya que estás, jeje.

Hoy, en una de sus subidas y bajadas de arneses, uno de ellos, cada vez que pasaba, me saludaba con la mano a través de la ventana con una sonrisa de oreja a oreja, y yo me quedaba con los dedos petrificados encima del teclado del ordenador pensando: pero, tío, no me hagas esto, que ya me he descentrao. A ver, qué es lo que estábamos haciendo? Un post, un artículo?. Mierda. Y le di un manotazo a los papeles abandonando el trabajo momentáneamente. Así no hay quien se concentre.

Dice Marga que aún tardarán en irse. Madre mía, con todo lo que yo tengo que hacer.


2 comentarios:

Anónimo

Oye, si haces más miga con ellos, ¿voy a tu casa y me los presentas? Piensa que no abunda todo junto a la vez: guapetones, simpáticos y discretos.
Una admiradora (y envidiosa, que conste).

Carmen

jajaja, si la verdad es que estos chicos (los has definido muy bien) nos tienen impresionadas, y que conste que esto no ha acabado aun porque todavia tienen que pintar la terraza por dentro:D. Continuara. Pasate por la casa de Marga y tomate un te. Lucia Scoop.
Gracias por el comentario,

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails