Buscar

A propósito de Telma





El caso de Telma Ortiz ha puesto sobre el tapete, y de qué manera, el tema de qué es de interés publico y qué no lo es. Ella ha intentado demostrar que su vida privada no interesa a nadie. Y es que no nos debe interesar.

Telma Ortiz

Telma se ha cortado ahora su larga melena, quiero creer como consecuencia de una decisión libre, (me dice una amiga que “ahora no tiene tiempo de cuidarla, tiene que criar a su hijo”), y no como un intento de mutilar su imagen y pasar más inadvertida ante los medios. El único problema de Telma Ortiz es ser la hermana de quien es, y ser muy guapa, lo que despertó en su momento el morbo de los medios y las fantasías de querer ver liada a la hermana de Doña Letizia con alguien del entorno del Príncipe o, al menos, con alguien muy importante.

Ahora muchos, pero muchos, que eso es lo alarmante, se rasgan las vestiduras diciendo que ha cometido un error demandando a cincuenta medios, incluido ese infame, Jaime Peñafiel, que vive de mostrar lo feo de su personalidad hablando de lo que no le importa, en este caso la Casa Real, y al que muchas televisiones dan correa y pábulo invitándole a sus programas, y del asco que te da verlo no haces ni zapping, apagas inmediatamente esa caja tonta capaz de albergar tantas maldades.

Error? Todavía puede recurrir y quizás siente precedente. ¿Cómo una jueza puede decir que alguien es de proyección pública y por eso debe vivir bajo el acoso de los medios? ¿Qué interés público pueden tener unas imágenes conseguidas bajo esta tortura propia de un sistema-gran-hermano que se ha vuelto loco?¿Cómo el sistema judicial puede certificar algo así?

Aunque la señora se hartara a dar exclusivas, que no es el caso, porque sólo ha aparecido ante los medios muy contadas veces, casi siempre en ceremonias familiares de la Familia Real, ella tiene el derecho a elegir, dentro de lo posible, cuál debe ser su relación con los medios.

El único error, y no lo es en absoluto en realidad, es que Telma no haya intentado aplacar la voracidad mediática y morbosa que despierta su figura de algún modo: por ejemplo, habiendo posado con su hijo recién nacido ante la prensa, aunque seguramente esto le tocará los higadillos y por eso no lo habrá hecho. Pero los perros dejan de perseguirte si les das un mendrugo de vez en cuando. Aunque lo de dar el mendrugo también hay que hacerlo muy bien, el tema es evitar el acoso, no fomentarlo.

Estos señores que persiguen a otros en aras del “interés publico” no son periodistas. Aunque tengan el título. Y cuando estos sinvergüenzas proclaman a voz en grito en los platós de medio pelo que son periodistas, al resto de la profesión, que creemos que la vida privada de alguien sólo interesa si tu hijo va a ser el heredero de la corona y en muy poquitos casos puntuales más, nos dan ganas de echarnos a vomitar.

Y me quedo asombrada cuando veo a profesionales como la copa de un pino, gente a la que siempre he respetado, como Concha García Campoy o Mercedes Milá, que se echan alegremente por los cauces enfangados del famoseo, los sucesos asquerosamente morbosos para la audiencia, o los reality show tipo gran hermano, ot y compañía. ¿Tanto se gana con estos temas?

Me gusta el nombre de Telma, me recuerda a la otra Thelma, de Thelma y Louise, ambas perseguidas por algo que no han buscado, y que se lo han encontrado. Hay algo tremendamente serio en Telma Ortiz: nos cueste aceptarlo o no, esta señora no quiere ser famosa, y eso hay que respetarlo, siempre. ¿O nos vamos a dedicar a perseguir a hermanas y mujeres o hijas de ministros o del presidente del Gobierno, por poner un ejemplo? Bah.








6 comentarios:

Caronte

Vaya articulazo. No sólo pones los puntos sobre las íes sino que abordas el tema ético de base: el respeto hacia una elección personal.
Si alguna vez vendí mi vida, ¿ello me condena a estar "en venta" de por vida?
Gracias por tanto sentido común, Caronte.

Carmen

Pues vaya comentario, gracias, porque sí, aunque uno decida vender algo, no toda su vida está en venta, las imágenes obtenidas bajo acoso no cuestan un duro pero dan un montón de dinero a los medios, algo que me parece intolerable. Hay que respetar al que no quiera participar de este circo.
Un saludo, Caronte

Anónimo

Magnífico artículo, o post, que debería ser difundido para que la gente sepa que cada uno debe hacerse de respetar, como bien creo que ha hecho esta chica, y tiene derecho a ser respetado.
El dinero dicen que todo lo puede. No lo puede todo. Si todos boicoteáramos a esos medios acosadores, cambiarían de tema, por la cuenta que les pudiera traer.
Un cordial saludo.

Carmen

Muchas gracias, anonimo, me siento abrumada y agradecida ante tan buenas opiniones sobre el post. Lo escribi porque no me gusta ver como se persigue a personas que no desean que se les siga, y que luego mucha gente se ponga a ver esas imagenes robadas en television. Hay algo podrido en esto y a mi lo de las medidas cautelares me parece feten, censura previa?, de alguna forma hay que parar esta sinrazon.
Gracias por venir! Recibe tu tambien un cordial saludo

melusina

Gracias por el comentario. Lo suscribo totalmente . Yo ya he hecho la guerra por mi cuenta. A partir de aqui se acabaron las consabidas cadenas. No me queda mas que la 2, la 2 de Canal Sur , radio y ..y el Doctor House, para conemplar un poco de mala idea.
Precioso articulo que acabo de descubrir

Carmen

Gracias, Melusina, si, la tele hay que cogerla con pinzas, yo me reservo para el gran wyoming y, por cierto, muy buena la 2 de Canal Sur. Un beso y gracias por venir!

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails