Buscar

Pablo





Dios. Los milagros existen. Silvia se ha enamorado haciendo la cola para comprar una bombona de butano. Mi vecina estaba harta de recorrerse la Fnac en busca de libros, ver a un tío interesante leyendo un libro de sociología y no atreverse a decirle nunca nada, algo así como ¿te animas a tomarte un café conmigo y discutimos sobre lo que sea?


Como ando ciega en cosas del amor, yo no me había dado cuenta y creía que su reciente alegría se debía a que la revista en la que colabora le ha subido el sueldo. Marga y yo nos la encontramos en el mercado de abastos y fue cuando se fue que Marga me dio un codazo: ey, esta tía se ha colao!

Marga la arrinconó un día en el rellano y le dijo que invitara a Pablo a casa para que le hiciéramos el examen, que para eso estamos las amigas.

El charme y la luz de Pablo inundaron toda la casa. Ya preveíamos que el elemento era bueno antes de conocerlo, porque Silvia andaba últimamente volando, conmovida. Nos confesó que se le quebraba el cuerpo de vez en cuando pensando en él y la vida era de pronto más liviana, más fácil.

Orlando de Sally Potter

Pablo tiene una preciosa cascada de rizos castaños y a mí me recuerda al amante de Orlando, el actor Billy Zane, en la película de Sally Potter, en la que también interviene la enigmática y recién oscarizada Tilda Swinton. Marga ha apostillado que a ella le recordaba al Orson de Paz Vega…Silvia ha encontrado al perfecto manager de su vida.

Pablo ha dado saltitos por toda la casa la casa admirando la inmensa colección de películas de cine de Marga, y no ha parado de preguntar cosas.

El novio de Silvia es también escritor y está como loco con lo que ella escribe, asegurándonos que Silvia escribe mejor que él, y que él encantado de convertirse en un sosias de Leonard Wolf, y protegerla y animarla, como hizo Leonard con Virginia.

Este tío, de lo enamorao que esta, tropieza con su sombra.

Antes de irse, hemos vuelto a quedar para la semana que viene. Marga silba por los pasillos. Acaba de asomase a la puerta de mi habitación: y ni hablar de ponerlo todo eléctrico, eh?, que yo me hago devota del gas butano.

Je,je, si hay que ir a por la bombona, se va. Un saludo;D

Lucía Scoop



Bimba a la piscina
Bimba y Miguel



2 comentarios:

Anónimo

Eso es. Si hay que ir por la bombona, se va. ¡Faltaría más!

Carmen

Lo que sea por conocer al hombre de la vida de una!Es lo bueno del amor, esta en cualquier parte:D
Un saludo, gracias por venir

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails