Buscar

The Wire, la mejor serie de la historia





Lo dicen todos los medios: la mejor ficción está ahora en la televisión, y yo apostillo: en la televisión americana, querrás decir.



Llego a intrigarme con The Wire, (Bajo escucha), porque es un rumor mundial que se considera a esta serie la mejor serie de la historia. No ha obtenido grandes éxitos de audiencia, incluso la BBC la ha rechazado por compleja, y aquí ninguna cadena española se ha decidido a emitirla, pero está en DVD desde el pasado 23 de septiembre.

Rodada en Baltimore, la historia se centra en las conexiones que se establecen entre los mundos del dinero de la droga. The Wire habla sobre corrupción y sobre la lucha sin cuartel contra las drogas, una lucha que nunca termina. La serie se rueda en Baltimore y resulta incluso incómoda para los estamentos locales. El Ayuntamiento estuvo a punto de retirarles el permiso de rodaje por mostrar la degradación y pobreza de las calles, hasta que se enteró que la serie se seguiría rodando en otra ciudad, pero que seguiría hablando de Baltimore, y además con ese traslado la ciudad dejaría de recibir los pingües beneficios que provoca el rodaje de la serie en sus calles.


Pero lo que más me gusta de todo esto es la genial y particular línea editorial de uno de los dos guionistas, David Simon: “Mis estándares en lo que a verosimilitud se refiere son simples y rigen mi prosa desde que empecé a escribir: que se joda el espectador medio". Creo que es lo mejor que he oído en mucho tiempo:D

La serie utiliza como referentes la novela victoriana, la mitología griega, Tolstoi, Shakespeare, Eurípides, Sófocles y Esquilo, Pynchon y Dickens. ¿Y por qué no? No hay nada más peligroso que escribir un guión, o hacer una serie pensando en los caminos trillados en los que anda el espectador medio.



Otra serie que está revolucionando la ficción en televisión es Mad Men, serie sobre los publicitarios de Madison Avenue en los años sesenta, la era dorada de la publicidad norteamericana, con jefes absolutamente imperfectos y secretarias sujetas al machismo imperante en la época. La quiero ver porque me recuerda un libro que me resultó apasionante, “Los creadores de Imagen”, de William Meyers. Leyéndolo, aprendí mucho sobre la publicidad en esa década, cuando Madison Avenue descubrió cómo manejar los deseos y las ilusiones de los ciudadanos. Fue el nacimiento y la explosión del uso de la psicología en la publicidad, del uso de estadísticas y tests de producto, todo con el objetivo de modificar los hábitos de compra del consumidor, pero sin contar en absoluto con él. Los creativos de Madison se reían de los consumidores. Eran otros tiempos.


¿Qué pasa? ¿No hay buena ficción televisiva en este país? Tengo mis serias dudas, y no puedo evitar acordarme de algunas joyas que jamás reponen: la genial Chicas de hoy en día, con Carmen Conesa y Diana Peñalver, dirigida por Fernando Colomo, serie fresca y espontánea donde las haya. Otra que jamás reponen: La mujer de tu vida, producida por Fernando Trueba, dirigida por grandes cineastas e interpretada por grandes actores. Curiosamente las dos series son de 1990.



Otra serie española destacable fue El Grupo, que echaron a malas penas en Tele 5, en el 2000, con infinitos cambios de horario, sobre una serie de personas que acuden a terapia de grupo y cuentan sus problemas al psicólogo. Aquella serie tenía texto, parecía teatro, y nos hablaba de problemas muy cercanos. Tengo la teoría de que no triunfó precisamente por el exceso de texto y porque la gente quiere evasión, no ver reflejados sus problemas en la pantalla.

En cambio, no cesa ni parece que cesará jamás la eterna oferta en DVD de todos los capítulos de Verano Azul, oferta que hace que tenga pesadillas telúricas cada vez que veo la imagen de Chanquete haciendo zapping, pensando que la tele se ha apalancado en ese verano del 81 y que desde entonces no ha pasado nada más, eso parece que digan estos señores que nos venden los DVD,s

En realidad la clave del éxito no la tiene nadie y recurrir a los consabidos estereotipos, muy típico en las series españolas, de crear personajes de todas las edades: mama, papa, hijos, criada, abuela (para contentar a todas las franjas de edad de la audiencia), no garantiza que la serie vaya a triunfar. Yo ya no soporto la voz en off del Niño de Cuéntame, me raya el cerebro, fue un producto interesante en su momento pero que ahora es agresivo, por su abuso.

La mejor opción es, siempre, la de David Simon: que se joda el espectador medio. En periodismo siempre me insistían en que no vulgarizara el lenguaje, pero tampoco lo elevara demasiado, para llegar así a más lectores. Ya, pero así no se conquista el corazón de un lector, con medianías.

Hay que apostar por lo que uno lleva dentro y no pensar en quien te va a leer, quien te va a ver. Como dice Enrique Vila-Matas, citando a Julien Gracq “el escritor no tiene nada que esperar de los demás. Créame ¡sólo escribe para él!”.





1 comentarios:

Mariano Planells

Hola Carmen y compañeros del Gomeme 9.0:

Me gustaría que cambiarais la url y el feed. O sea.

http://marianodigital.es

http://feeds.feedburner.com/MarianoDigital

Gracias. Seguiremos cronicando con música de Pink Floyd. Y otros.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails