Buscar

Dios






¿Es posible que ningún presidente de los USA pueda dejar de mencionar a Dios como guía del pueblo americano en su Discurso de Investidura? Como europea, no me deja de sorprender mi impresión de que mucha gente de este país sin Dios no es nada, y que un presidente no pueda dejar de hacer la dichosa mención cuando toma posesión de su cargo (y esperemos que ahora no se dedique a insertarlo cada dos por tres, aunque igual no le da por ahí).

Cuando viví mi añito en los USA trabajando como au-pair, que es como nos licenciamos en idiomas las europeas pobres, vi que el tema de Dios no admitía discusión: muchos creían firmemente que Dios guía al pueblo americano y también al pueblo de Israel. Siempre le echo la culpa por este pensamiento a su corta historia, y que todavía son un poco inocentes. Pero unos inocentes que pueden hacer mucha pupa guiados por un maniqueísmo insostenible.

Como europea, me deja perpleja que Dios se mezcle con la política. Algo, el creer en Dios o no, que debería ser tan íntimo para un político y para cualquiera: nada menos, los apoyos que usa uno en esta vida, elegidos libre y personalmente.

Probablemente, no. Probablemente el pueblo americano no puede entender que quizás no sea Dios quien guía sus pasos, sino el azar o el destino. ¿A qué Dios se refiere Obama? Espero sinceramente que a un dios universal, ése que llega a todos los confines, razas y religiones, y especialmente a los más débiles, y no sólo a los débiles americanos.

Lo que más me ha gustado del juramento de Obama es que se ha equivocado. Un nuevo aire recorriendo el mundo, un soplo de esperanza que hace sentir los corazones más livianos, unas ganas de cambiar la imaginería visual y dejar de ver al omnipresente vaquero destructor, que empañaba las mejores gafas de color rosa que te pudieras poner, y Obama estaba tan contento con su mujer, tan satisfecho, que se ha equivocado: yo creía que se iba a morir de la risa allí mismo pero ha recobrado la compostura y ha terminado su juramento.

Esperemos que el Dios que guía a Obama sea el mismo para todos. Aunque terminó su discurso con el clásico: Dios bendiga a América. Apañados vamos.

4 comentarios:

Jose

No se equivocó. Lo explicaron más tarde. El que se equivocó fue el que le daba el pie (no se si era el jefe del congreso) y Obama incluso le corrigió.

Es lo que pasa cuando te enseñan solo una de las dos voces y te ocultan la otra.

Es cierto que queda más humano equivocarse, pero en estos momentos tras la situación del mundo más que humano necesitamos un salvador.

Carmen

Pues te agradezco la corrección, porque hasta el periodista de la 1 remarcó que Obama se había equivocado, y yo lo encontré tan tierno! Me fastidió mucho que le doblaran el discurso y que no pusieran subtítulos, porque creo que me perdí mucho de lo que realmente Obama quería decir. Y sí, tal y como está la situación, esperemos que sea un crack! Es lo que necesitamos, aunque habrá que darle mucho margen, porque no sé qué hubiera hecho hoy Roosevelt en 2009
Besos!

Juan

Tuvieron que repetir el juramento, pues no se atuvieron a la Constitución. Eso está muy bien con el fin de evitar problemas.

¿Estarán convencicos que es Dios quien les guía, o es sólo pura retórica?

Un abrazo.

Anónimo

Creo que, como decís, es pura retórica. Igual ocurría aquí hace años con las formalidades de las instancias, que acababan siempre con un "cuya vida guarde Dios muchos años".
Tal como veo el panorama internacional, yo también pido: "Que Dios bendiga al mundo". Creo que hace mucha falta. Un cordial saludo.
XXX

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails