Buscar

Están quemados

Los medios de comunicación están quemados con los blogs, y se quejan firmas de altura: Javier Marías, Maruja Torres, y Sarah Glattstein, directora de Cosmopolitan, que en el último número de su revista dice más o menos: "¿cuantos blogs hemos de necesitar más?". Muchos, si sigues haciendo una revista tan mala como Cosmopolitan, que fue un boom cuando salió, y realmente ahora no sé a dónde va, porque me parece que se han apalancado en lo que escribían hace diez años. Señora Glattstein: no debe preocuparse, el ritmo de creación de blogs decrece porque no, no todo el mundo está capacitado para escribir, y las nuevas generaciones producen sólo dos líneas de información en el Twitter, en un lenguaje que no entiendo, y respecto a los otros autores que he mencionado, creo que se están perdiendo rincones de expresión muy interesantes en este reino del ciudadano (y de auténticos artistas) que es la blogosfera.

En realidad, las grandes firmas del periodismo se revuelven frente al robo de posibles lectores potenciales, mientras que los medios comme il faut rápidamente crean su plataforma de blogs e invitan a escritores de prestigio a atreverse a comunicar de otro modo, a crear diálogo e interactividad, a aprender incluso a través de los comentarios de los lectores.

En este país no todo es cuestión de talento, y eso lo sabe cualquiera. Tenemos talento a raudales, pero la competencia es feroz y muchas veces manejar bien los contactos profesionales, o ser familiar de alguien, es mucho más importante que tener el talento en sí. Destacar no es garantía de nada. El otro día vi The Women y había una escena muy clarificadora a este respecto: la mejor amiga de la protagonista, Annette Bening, es la jefa de una conocida revista femenina, pero parece que se le secan las ideas con la edad. En una reunión con sus empleadas, la becaria da la mejor idea, la más brillante, ésa que le salvará el culo y su puesto de trabajo como flamante directora del glamour. ¿Cuál es el futuro de la becaria? A la calle, en cuanto se le termine el contrato.







Leo en el dominical de El País la carta de una madre airada con Javier Marías, famoso por atacar todo lo que se mueva en Internet, diciéndole que "los blogs salvan vidas, al menos la mía" porque perdió a su hija en un accidente y desde su blog lucha para que no haya más accidentes. Lamento que no le haya dicho también que además también es un poco misógino (la perfección no existe).

¿Cuánto les ha costado a Torres, Marías, Verdú y muchos otros convertirse en firmas de lujo de la literatura? Mucho, muchas horas y horas de trabajo. ¿Qué les molesta que escritores anónimos nos dediquemos a hacer lo mismo? Como he dicho, en este país vamos sobrados de talento. Lo compruebo en cada concurso literario que me presento, navegando por la Red y visitando otros blogs, también leyendo las ediciones electrónicas de los medios. ¿Es permisible y moral para los que gozan de una tribuna tan privilegiada condenar que otros apasionados de escribir usen la atalaya que mejor les parezca, a lo mejor la única que se pueden permitir? Están aterrados por la competencia: alguien que lee diez minutos un blog, pues diez minutos que no tienen ellos.

Por supuesto que hay blogs malísimos. ¿Cuál es la solución? Salir corriendo a la primera impresión de página. Vale la pena pasearse por la Red con cierto interés y descubrirán mundos maravillosos, vale la pena leerse esos índices de "los mejores blogs" y ver que hay gente que está haciendo cosas de muchísimo nivel en muchos campos distintos, como la tecnología y la literatura.

¿Qué solución me ofrecen ustedes? Leerles a ustedes. Pero si cada vez que les leo, me critican, por mujer, por blogger, me llaman directamente una inculta, pues se me van las ganas de leer a las grandes firmas, aunque en realidad siempre lo hago y pienso: sí, sí, insúltame, que yo sé muy bien quién soy, además, no te voy a dejar de leer, porque siempre aprendo algo contigo . A través de sus textos se ve que lo que ustedes no quieren es que esta revolución tecnológica les arrolle, y lo está haciendo. Y cuanto más critiquen, sin verdaderamente atreverse a conocer el medio, más arrollador será todo.

A mí me encantaría ser una firma reconocida del periodismo mundial:D, pero nunca sería tan desagradecida como para olvidar de donde vengo: del periodismo, sí, pero también de los blogs. Tengo que agradecerle muchísimo al hecho de tener un blog el haber mejorado mi estilo considerablemente. ¿Es eso criticable? Parecen ustedes vetustos dinosaurios.

Un saludo






8 comentarios:

Bolero

Un gran blog el teu,
felicitats!

Caronte

Un post necesario. Las revistas "de mujeres" están todas anquilosadas, son puros folletos de publicidad que repiten eternamente las mismas fórmulas, sin renovación desde los años 90. Se han convertido en algo aburrido.
Respecto a las grandes firmas, supongo que debe ser miedo. Todo está cambiando, debemos entonces cambiar con los tiempos. Un abrazo, Caronte.

Carmen

Gràcies, Bolero, el teu blog també m'ha agradat molt, escrit amb serietat i compromís.Sempre benvinguda!
Caronte: Gracias por tus palabras, sí las revistas femeninas son un aburrimiento, tendrán que reinventarse para poder volver a captar a toda una generación de mujeres que las estamos abandonando, hartas de consejos, de las consabidas secciones de moda y belleza, o entrevista, generalmente muy superficial, con el famoso de turno. Las grandes firmas tienen razón cuando dicen que hay blogs muy malos, pero los hay excelentes. Uno debe abrir su ángulo de visión para poder disfrutar del talento en la red. Un abrazo para las dos!

Anónimo

Me gusta como escribes, Carmen. Te leo siempre que puedo y comprendo tu defensa de los blogs, un medio de expresión, quizá el único, para mucha gente. Publicar en España es muy difícil. Hay editoriales honestas, que buscan buenos autores aunque sean desconocidos, y otras con mucho ánimo de lucro que sostienen y aúpan a autores mediocres o malos porque venden. Eso también ocurre en otros medios (no hay más que conectar la televisión a determinadas horas del día). Por supuesto que ni Vicent Verdú o Javier Marías figuran entre aquellos a los que me refiero más arriba, y publican con editoriales muy serias. No entiendo que no les gusten, o no seleccionen algunos blogs, que los hay muy buenos. Pero, en fin... Como tú, les seguiré leyendo por la calidad de su obra, y a ti también, siempre que pueda. Un cordial saludo.
XXX

Carmen

Gracias XXX, un cordial saludo para ti también

Anónimo

¡Que grande eres Carmen! Me encanta como les escupes en la cara tanto divinismo ñoño. Ja, ja, espero que sepas lo que quiero decir.Un beso.
Conchita

Carmen

Bueno, bueno, yo procuro no escupir, que me parece una cosa muy fea. ¿Divinos? Sí, y muchos muy grandes. Con este post, ya sé que es difícil, sólo quiero decirles que no hay que poner barreras al talento y que cada cual haga lo que le dé la gana con sus posibilidades. Un beso!

Anónimo

Tienes razon, en que la expresión no ha sido la adecuada, pero me dió rabia las trabas que los talentos tradicionales les ponen a los nuevos talentos. En fín, cuestión de no perder la esperanza y tener paciencia que el reconocimiento puede estar a la vuelta de la esquina. Por cierto, enhorabuena por el cambio de look, muy periodístico.
Un abrazo fuerte.
Conchita

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails