Buscar

Orientales





Hay veces en la vida que parece que todo termina. Pero el fin de cualquier cosa puede ser un buen comienzo.

Dice un principio oriental que hay que saber vaciar para poder llenar, vaciar esquemas mentales ya caducos y también vaciar los armarios de objetos inútiles. El hecho de tirar cosas físicamente es uno de los mejores métodos para que vengan nuevas ideas para el trabajo, para la vida. Recomiendan los orientales que, si quieres invitados en tu casa, procures dejar espacios vacíos para sus cosas en los armarios. Que hay que deshacer los núcleos de desorden porque eso bloquea la energía que circula por la casa. Estos orientales son muy listos...

Aconsejan que intentes meditar en cada acto de tu vida. Que donde esté tu cuerpo esté tu mente y viceversa. Como dice la cantante francesa Camille, puedes "establecer una conexión con tu cuerpo incluso fregando los platos". Simplemente te tienes que fijar en lo que estás haciendo.

La cantante Camille


La pequeña muerte, o la petite morte, como dicen los franceses, también es algo que puede aparecer al terminar de hacer el amor. Es un segundo, pero te sientes completamente solo. Es el fin de una manera de ver y expresar las cosas, y está muy relacionado con la creatividad.

Me pongo Thunderbird, de Hans Zimmer, la canción de los que van a morir, la canción previa a la muerte de Thelma y Louise. Algo se termina y hay que saber cerrar la puerta. Curiosamente, simultaneo esta canción con la de “Viva la vida” de Coldplay, el colmo del positivismo.

Thelma y Louise en su Thunderbird


También hay que saber desear. Hay gente que enciende una vela para desear mejor. Como decía la desaparecida actriz Silke (desaparecida del ojo público), "si crees que algo bueno pasará cuando enciendes una vela, probablemente sucederá".

En los momentos del final, sigue el consejo de Ray Bradbury y lee mucha poesía, porque ésta te demostrará que vale la pena seguir luchando. Si estás en la frontera, aguanta el tipo, pero debes estar dispuesto a cambiar. Aunque seas como Mickey Rourke, un comeback, un ángel caído, y lleves como él 15 años de psicoanalista en psicoanalista intentando cambiar. Aunque seas como Chavela Vargas, que un día abandonó el alcohol y Almodóvar le hizo por fin justicia con sus películas y con sus declaraciones de admiración.

Se llama "la pequeña muerte" porque es doloroso dejar atrás esquemas y estructuras en los que te sostenías de un modo u otro, aunque éstos fueran caducos y erróneos. Pero en ese dolor hay una especie de renacimiento, de ver que las cosas se pueden hacer de muchas maneras distintas. Cuanto más te liberes, más creativo serás. Cuanto menos miedo tengas a desnudarte cuando escribes, cuando actúas, cuando trabajas, más rápido será el camino para volver a ser, simplemente, tú mismo. Los escritores que más me gustan son los que se desnudan, los que se desinhiben, los que se atreven a saltar por encima de sí mismos, los que me sorprenden. Si alguien es previsible, no debería ponerse a escribir.

Así que puedes pasear entre posts y disfrutar del Thunderbird o del Viva la vida. Increíblemente, las dos pueden ser canciones compatibles en el tiempo.









0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails