Buscar

Mi bruja favorita






mi bruja favorita


Hay que ver la de gente que se toma en serio estas cosas de las brujas, que ya lo dice un gran amigo mío, que los tiempos andan oscuros y aunque vivamos en la era tecnológica y de los descubrimientos científicos, son legión los que creen en brujas, videncia, homeopatía, llegada de extraterrestres…y hay muchos haciendo negocio con las creencias irracionales de la gente.

Para mí, las brujas son ensoñaciones universales que se han convertido en recursos literarios y cinematográficos de primera magnitud. La magia ejerce una gran fascinación sobre los niños, sobre todo en esa etapa primaria en la que se mezclan sin discernimiento fantasía y realidad. De pequeña leía yo los cómics de una brujita, que era una niña, y seguía con placer sus peripecias mágicas en el cole; la niña en cuestión era muy rebelde y no siempre actuaba correctamente. Ese cómic me imantaba, eran los tiempos en que todas las niñas leíamos también los cómics de Lily y Esther.

Nicole Kidman en Embrujada
La serie de televisión Embrujada siempre ha funcionado muy bien, con audiencias muy respetables, y tiene su propia versión cinematográfica. Mi rorro se pirra por Tábata, la niña de la familia, que hereda los poderes mágicos de mamá y muy díscola ella se toca la nariz y consigue que el caballito de peluche vuele, desobedeciendo a Samantha, cosa que a mi rorro le encanta, porque le encanta la magia y sobre todo lo de desobedecer. A mi rorro le gusta mucho también el cuento en el que el bueno del protagonista manda la bruja a la luna de un tortazo, y sin escoba, por lo que ésta ya no puede bajar.



Hay un libro estupendo de dibujos, el Manual de la Bruja, que es muy divertido y con el que pasé muy buenos momentos en mi juventud. Aún anda por ahí, esperando a la próxima generación. Te da indicaciones muy precisas sobre cómo conseguir pelo de bruja, aconsejándote que te pegues varias permanentes y varios tintes a la vez, que te dejes todos los pelos que tengas en el cuerpo, que manches y rompas la ropa, o que no te la quites en meses, que sigas asquerosas recetas de cocina y hechizos varios, y en definitiva aprendas cómo tener la casa echa un desastre, condición imprescindible para ser una buena bruja. Resulta que estas integrantes de lo sobrenatural tienen un montón de amigas y se lo pasan pipa en casa de unas y de otras planeando una y mil trastadas.


Prácticamente magia
Prácticamente magia, título desastroso donde los haya, es sin embargo una peliculita muy bien construida cuyo slogan “Hay una pequeña bruja en cada mujer” arrastró a un buen número de féminas a las salas de cine, quizás porque el slogan apelaba a ese sexto sentido extraño, dicen que mayoritariamente femenino, que consiste en intuir las cosas antes de que ocurran, facultad que espanta a los varones y a veces a las mujeres mismas, pero que no te convierte en ninguna bruja.

La etapa más oscura en esto de perseguir a las brujas fue sin duda la Edad Media, y duró demasiado tiempo. Uno de los testimonios más duros, de ficción, pero evidentemente basado en la realidad, es el personaje de la bruja en El Séptimo Sello, de Ingmar Bergman, una pobre mujer enferma a la que van a quemar en la hoguera. El protagonista, interpretado por Max Von Sydow, se tortura ante la duda de la existencia de Dios. Al enterarse de que acusan a la bruja de haber visto al diablo, corre a preguntarle si de verdad lo ha visto para que le diga como lo puede ver él también, creyendo que si el diablo existe, Dios debe existir también.

El Séptimo Sello

De una forma u otra, las cazas de brujas siempre han existido y existen desde luego hoy en día. Qué fueron sino las purgas de Stalin, las atrocidades del nazismo, el hecho de que la CIA coja a cualquiera con total impunidad, lo meta en un avión y lo lleve a cárceles secretas y horribles. Y por supuesto una de las cazas de brujas más famosas es la que propició el senador McCarthy, persecución que todavía duele en la industria del cine americana. No olvidemos la entrega del polémico oscar honorífico a Elia Kazan, uno de los acusadores de entonces, en el que la mitad del público asistente a la gala le demostró 50 años después que no había perdón para algo así, el haber hundido tantas y tantas carreras de reputados actores y cineastas, basándose en acusaciones paranoicas y falsas.

La verdad es que prefiero quedarme con la parte más lúdica y literaria de las brujas, como algo muy divertido, ya que a los seres humanos nos gusta tanto recrearnos en la fantasía donde habitan multitud de personajes imaginarios como éstos que nos hacen soñar.


6 comentarios:

Rosa

Gracias por recuperar este vídeo.
Yo tembién te aprecio. Un beso

Carmen

Ah, sí, qué divertido, me encanta lo de la bruja Avería. Un beso.

Angelica

Interesante. Saludos...

Carmen

Gracias. ¡Y muy interesante tu blog!

Marta

Sólo un apunte: si tomas ilustraciones de la red, por favor, enlázalas a sus autores. Nos cuesta mucho trabajo realizarlas y nos gusta que se nos reconozca el esfuerzo :)

Carmen

Sí, tienes mucha razón, Marta, y desde luego lo haré a partir de ahora.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails