Buscar

Un coro de zorras





Pensaba llamar a este post "Burradas", porque últimamente la realidad me está dejando alucinada y no sabía cómo referirme exactamente a todo lo que estoy viendo y oyendo. Pero al final la expresión "un coro de zorras", referida a una frase de una diputada del PP, Beatriz Rodríguez Salmones, me ha parecido mucho más atrayente y clarificadora. La frase la encontré en un reportaje del último El País Semanal sobre las mujeres de 60 años que han roto barreras, que están en la cima, pero que se lo han luchado todo. Han peleado con el padre, con el marido, con el jefe, con tal de hacer prevalecer sus derechos, pero como dice Ana Belén "pesaba más la satisfacción". La diputada del PP habla de la época en la que se legalizó el divorcio: "El divorcio caía sobre la sociedad como si temblaran sus cimientos. Cuando me separé, un coro de zorras, llenas de superioridad moral, dejaron de saludarme. Luego se divorciaron todas".

Pero hay más cosas que me impactan, como el caso del político chino que esperó a estar muerto para criticar la matanza de Tiananmen. Para la venganza, o para conseguir justicia cósmica, nunca hay prisa. No puedo evitar pensar cómo este hombre preparó su venganza póstuma, grabándolo todo, fría y mecánicamente, sintiendo, cómo no, que estaba haciendo lo correcto. Hay afrentas, crímenes, que son imposibles de olvidar y la víctima simplemente espera silente, agazapada, el momento de saltar.

Veo que siguen matando mujeres en España, prácticamente a diario. Me indigno y pido por favor que saquen pero ya al ejército y a los Geo. Imaginemos que la ETA asesinara a sus víctimas con una periodicidad similar a la que se asesina a estas mujeres, ¿no estaríamos todos rasgándonos las vestiduras, creyendo que estamos al borde de la guerra civil? ¿Acaso las mujeres somos víctimas de segunda categoría? Mientras nos matan, porque a mí me matan un poco cada vez que muere una de ellas, veo los anuncios de cremas y detergentes, y me pregunto qué clase de sociedad enferma discrimina a las mujeres desde niñas, metiéndoles una paranoia de belleza y limpieza inaguantable...

Me cuenta una amiga que ha conocido a una importante política, responsable de la violencia de género de una comunidad autónoma, que le dijo que el problema es aterrador, y que por más medidas que se implantan, las muertas siguen cayendo. Y en las encuestas a nadie le importa que los hombres se hayan convertido en depredadores de las mujeres.

Ya lo dice Enrique Vila-Matas que éste es un país de fachas y que no hay mayor desgracia, si eres mínimamente culto, que vivir entre mediocres, no dice ya un genio. Ay, señor Vila-Matas, yo también sueño con largarme a Nueva York. Ya sé que está usted harto de Barcelona, por los turistas, como también está harta una arquitecta italiana afincada en la ciudad, cuyo nombre no recuerdo, pero tiene en su casa una piscina climatizada con chimenea, y aún me ando yo preguntando qué tienen que ver el fuego y el agua.

Más burradas, más coros de zorras: Un hombre que muere a golpes y pedradas tras intentar un robo en Málaga, sin duda la ciudad más cheli de España. Tenía 37 años y era un padre de familia en paro. Desgraciadamente, en la vida real también conozco gente que apedrearía hasta la muerte a un pobre hombre, todo por defender la propiedad privada (de otro). Yo creo que en realidad esos asesinos ya tenían ganas dentro de sí de matar a alguien, con saña, y el pobre desgraciado les dio la perfecta ocasión. Es esa clase de gente que llamaría a la policía (o algo peor) porque un indigente durmiendo en el cajero le impide acceder a su dinero. Por contraste, un gran amigo mío, que tiene una casa de campo, me cuenta que sólo intentaron robarle una vez, que el desgraciado no pudo llevarse prácticamente nada (porque no había prácticamente nada que robar) y que lo detuvo la guardia civil. Pues mi amigo sintió pena por el delincuente: ésa es la clase de personas que me gustan, los que sienten compasión, y no ira, hacia los desfavorecidos.

Dibujo de Lorca


Hay más: El obispo o lo que sea que prefiere los abusos sexuales a niños a los abortos, cuando leí hace poco un testimonio estremecedor de una de las víctimas de estos abusos en una institución religiosa irlandesa: leyéndole aprendes muy bien cómo se vive en el infierno. Más: nadie se atreve a abrir la fosa de Federico García Lorca ni de tantos otros. Dice Almodóvar que su próxima película irá sobre la guerra civil, y que tratará de cerrar heridas. Como dice el cineasta "Ok, no resuelvan el problema político, pero dennos a nuestros muertos".

Veo a políticos indecentes protegiendo a hombres aún más indecentes, contando cien mentiras para construir una verdad, al más puro estilo Bush. Me cuenta un familiar que tiene fascinación por las historias tremebundas un cuento oriental. En ese cuento todos están locos porque han bebido un agua determinada de un pozo, al final el cuerdo tiene miedo de que le ataquen y decide beber del agua del pozo también. ¿Qué hacer? Esto es como lo de tomarse la pastilla roja o la pastilla azul;D

Analizo mis estadísticas, la gente que visita mi blog a diario, y recuerdo que jamás he recibido una visita de África, ni una sola en tres años de compulsión bloguera. Eso sí que es triste.


Gracias. Un saludo.






3 comentarios:

Rosa

Cuando construimos un mundo desde el cinismo y la ironía la INDECENCIA es lo que recogemos, además con absoluta estética oscena. Estas cosas nos remueven a todos pero lo que origina la indecencia, es motivo de risas o burla por considerarse de género tonto.
Un saludo,

Carmen

Muchas gracias, Rosa, por este comentario tan inteligente y atinado. Sabes que te aprecio y siempre te apreciaré. Un saludo

Carmen

Hoy he recibido la primera visita de África. Una visita de Algeria. Pienso que es un gran motivo para celebrar. Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails