Buscar

Mi corazón de pulpa

Travolta hace de malo y tiene conflictos con eso

Mira que dedicarle un post entero a Pulp Fiction… pero es que esta película es por muchas razones un punto culminante de mi vida, porque me hizo aprender mucho sobre cine, y sobre la vida. De esas películas que te cambian la percepción de las cosas, que se crecen con los visionados, y eso no tiene precio. La vi de estreno en 1994 en Nueva York, en inglés, no me enteré de casi nada, pero ni falta que hacía. Allí estaban todos los míos: Uma Thurman, Tarantino, Harvey Keitel o “el hombre”, Bruce Willis – de la muerte, como nunca ha estado este chico-, Cristopher Walken protagonizando una enloquecida historia con un reloj, y mi John Travolta preparado, gordo y mayor, a recuperar el estrellato que nunca debió perder, que cuando lo perdió yo iba con la boca chiquita por todas partes: ”pues yo amo a John Travolta desde Grease, ¿sabes?” y cuando volvió a triunfar – pensé- el tiempo me ha dado la razón. Porque qué tiene Travolta que imanta la pantalla, y esa sonrisa a la cámara en Grease me derretía, a mí, y a muchas más.

No sé si Tarantino ha vuelto a ser genial, cosa muy discutida, pero le agradezco el ser tan sincero con sus influencias: el mundo de la tele, los vídeos, el kung-fú. O sea, ese tío, igual que yo, se crió con la cultura audiovisual y la ha volcado en muchas ocasiones magistralmente, sobre todo en esta película y en Reservoir Dogs. Yo mientras tanto estaba leyendo a Rabindranath Tagore. Nos descubrió a muchos miembros de mi generación que las cosas pueden ser interpretadas de otra forma. De hecho, de cualquier forma.

Vi la película después varias veces, con personas diferentes, siempre atenta a sus explicaciones, me compré la banda sonora y también flipé con la absoluta inteligencia musical del director a la hora de elegir las canciones. Diseccioné ambas para mostrárselas a mis alumnos de cine, explicándoles muy mascadito lo de la estructura circular de la peli, que es más o menos decir que acaba como empieza, que aún así no lo acababan de pillar… También lo innovador que fue en su momento el que fueran tres historias en una, con interrelación de personajes, hechos y situaciones. Que con esta película asistiéramos por fin a la justificación de la violencia en el cine: saber que las peleas en realidad acaban muy rápido, porque con dos estocadas de bate de béisbol en la cabeza se ha acabado todo. El accidente de coche que tiene Bruce Willis en su huida particular es el mejor accidente jamás filmado, desde dentro, y con el sonido de los cristales rotos estallándote en la cabeza.




Y pensar que Tarantino pidió a la productora, tras el éxito de Reservoir Dogs, escribir el guión de Pulp Fiction en Ámsterdam, y que la petición fue concedida…

Se lo pasó en grande durante meses encerrado en un apartamento del centro de la ciudad, escribiendo algo realmente bueno, y en uno de los mejores ambientes del mundo. Ahí sí que siento auténtica envidia, aunque quizás si yo me encerrara en un apartamento de Ámsterdam los resultados serían muy distintos. Cuando hablan de la supuesta genialidad de Tarantino, después de varias obras no tan geniales, yo siempre me acuerdo de la frase de Billy Wilder: “recuerda que eres tan bueno como lo mejor que has hecho”, y si ese tío ha hecho ese par de primeras películas, es que es un genio. Quizás le pase como a Orson Welles y no vuelva a igualar sus primeras obras, pero la genialidad siempre estará ahí. Y los devotos siempre seguiremos esperando. A que vuelva. Porque todavía no ha vuelto, ni siquiera con Kill Bill, ¿quizás con Inglorius Bastards, que ya cuenta con una pobre acogida en Cannes?

Tarantinianos del mundo: paciencia, vale la pena esperar toda una vida, como otros esperaron a Welles, a Kubrick y a tantos otros que dilataron desesperadamente en el tiempo las muestras de su brillantez. Esa espera te dignifica: tú eres un cinéfilo. Y mientras tanto aprovéchate, vete a ver cualquiera de los hermanos Cohen, talento y carcajadas en cada entrega. Y como dice Tarantino: la cuestión es divertirse, si no os gusta lo que hago, pues tampoco pasa nada. Ja,ja, ¡Interesante y buen planteamiento!

Hasta pronto;D







0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails