Buscar

Ella


Ella se me acercó con una guirnalda de flores en sus manos,
pero yo la rechacé, la envié a otro tiempo.
Ella creó la aurora y tiñó de azul la atmósfera.
Yo sólo le ofrecí el crepúsculo.

¿Por qué tuve que dejarla huir?
Ella me sintió, celeste, como una caricia desmembrada.
Me puso un lazo embriagante de hermosura,
pero yo lo desaté por mi causa oculta.
Ella prefirió las risas a la amargura,
yo elegí la libertad y las lágrimas.

Me negué a mí mismo su blancura,
no supe valorar los besos, la locura…

Me maldije pero aún así observé la luna fecunda,
gemí desesperadamente sobre la tierra húmeda.
Me incliné hacia mi pecho y me dije:
“¿Qué has hecho?”

Me invade la confusión,
sobre mí, como arma vengadora, se ceba la angustia,
y la pradera se me hace más dura,
más verde y más fría que nunca.

Quiero volver con mi pequeña muchacha,
pero quizás he roto ya las alianzas…

Ella se me acercó con una guirnalda de flores en sus manos,
me besó la frente, me quitó el dolor.

Y el tiempo, al fin, me hizo nubes en su mente.



Ilustración: Caronte

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails