Buscar

Nosotros







A ella, estaba claro, le gustaban los chicos malos. Por eso te dejó. Por eso estás conmigo. A veces, me gustaría que fueses tú. Me gustaría irme contigo, los dos juntos exprimiendo las noches, y leer los cuentos que escribes, mientras bailas tus ideas, desnudo y efervescente, entre nubes de estrellas. Pero estás aquí, manso, leyendo la sección de economía. Tú escribes con un horario de empleado de banco. Escribes sobrio, profundo. Suavidad de hombre. Otra vez, siento una pinza de emoción en el estómago. Sé que esta noche me llevarás por el mar de nosotros mismos de una forma diferente. Como cada noche.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails