Buscar

El disfraz de Cher





Cher
Ella se miró al espejo y se dijo a sí misma: qué bien me queda este disfraz de Cher. Sin operaciones previas, ella era joven todavía para eso, pero con muchos tatuajes dibujados con lápiz de ojos negro sobre la piel. Iba a asistir a la fiesta de carnaval de una discoteca de la ciudad, y con sus mejores amigas, también disfrazadas: la mejor compañía posible. Había cuidado su atuendo cuidadosamente: mallas negras, corpiño negro y una preciosa peluca morena que le llegaba hasta la cintura. Desde pequeña adoraba a Cher, aunque no entendía su afán por la cirugía estética de los últimos tiempos. Simplemente la recordaba maravillosa en Hechizo de Luna, junto a un Nicholas Cage genial, y en Las brujas de Eastwick, con las también estupendas y sensuales Susan Sarandon y Michelle Pfeiffer. Ella pensó que el óscar que le dieron en su momento era un premio merecido, porque en esas dos películas simplemente la cámara amaba a la actriz. Cher se comía la cámara a bocados. Esa luz... eso fue lo que la decidió a elegir ese disfraz.

Hechizo de luna


Cuando llegó a la discoteca, saludó a las amigas y rieron un rato comentando sus respectivos disfraces. Y de súbito... ¿cuántas posibilidades hay en el mundo de que aparezca de pronto una copia clavada al ex marido de Cher, un tío disfrazado de Sony Bono? Pensó: no puede ser una casualidad y ella supo que deseaba y tenía que seguir su personaje hasta el final. Le cogió de la mano y los dos salieron juntos por la puerta de la discoteca. Desayunaron juntos por la mañana en una terraza frente al mar. Él le dijo: quítate la peluca. Y ella lo hizo. Pero si eres rubia, preciosa, ¿por qué te pones una peluca negra? ¿Intercambiamos teléfonos? Ella dijo: no.

Y cayó el telón.

(Con mucho cariño, dedico este post a una de las actrices y cantantes que más he admirado en esta vida. Saludos a todos:D)


Las brujas de Eastwick

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails