Buscar

Fátima





Todavía no os he presentado a mi compañera de Redacción, Fátima, que está encantada porque tras mucho llorar a los jefes, por fin abandona la sección de Local y la pasan a Sociedad. A Fátima le aguantamos todo, sabemos que su sueño es trabajar en el Hola, o convertirse en la jefa de prensa de la Casa Real, o, mejor aún, ser periodista de Televisión española y viajar con los príncipes de Asturias alrededor de todo el mundo. Cuando vinieron los Reyes al desfile militar del año pasado, la tía se peleó con toda la Redacción con tal de ir ella. Que luego no se pudo acercar ni cien metros a la tribuna, pero se moría de la emoción.

Dita Von Teese


Mi compañera de trabajo, aparte de por la monarquía, también está loca por la farándula. Y siempre menciona lo graciosa que es Dita von Teese, que dice cosas como "quiero tener mi propia experiencia Ava (Gadner) y enrollarme con un torero", que es algo tan exótico y racial.

- A mí me encantaría casarme con un torero: tienen un montón de dinero.
- ¿Eso dice esa tía, Dita Von Queeeeeeeé? ¿Una experiencia Ava? Qué pasa. ¿Los españoles somos insectos, gente con la que tener una experiencia, una raza alegre e hispana por descubrir? Qué es lo siguiente, ¿va a tener una experiencia africana o una experiencia bajo el agua con un anfibio? Pero cómo te puede gustar esa tía. Y eso de que te quieres casar con un torero… ¿Pero tú estás dispuesta a vivir toda tu vida con una cabeza de toro en el comedor? Qué eres, ¿una persona o un monstruo?

Fátima me pasa el Cuore, su revista de cabecera, cuyo lema me explica mi compañera es “aumenta tu autoestima descubriendo los defectos de las famosas”. Miro la revista por encima y empiezo a flipar. Es cierto lo que dicen estos chicos, la famosa actriz Elizabeth Williams, que no llega a los cuarenta años, cada vez se parece más a la Marquesa de Paraqué, que tiene ochenta. Las dos se han puesto las botas con el bótox y tienen la misma cara.

- Nunca te pongas bótox, Lucía, mira cómo se han quedado éstas.
- Ni lo había pensado.

Y sigue hablando, toda escandalizada, del viaje a Lisboa de la marquesa de Paraqué en silla de ruedas, con su joven amante y media docena de asistentes personales.

- Pero qué brutalidad. Si esa señora está para no salir a la calle, por Dios. Pero, ¿qué será más difícil en esa ciudad llena de cuestas? ¿Llevar la silla de ruedas hacia arriba o hacia abajo? Ja, ja.
- No me puedo creer que ésas sean tus disquisiciones habituales, tía.
- Habituales, no. Que yo sepa sólo han ido una vez a Lisboa.

No hay manera de frenarla, y desgraciadamente hoy no tengo que salir corriendo a ninguna parte. Estoy sola en Local porque mi redactor-jefe me ha encargado llamar a varios concejales de la provincia, para que me cuenten sus respectivas fiestas. Se lo digo a Fátima.

- Oye, ya está bien. Tengo que hacer unas cuantas llamadas.
- Bueno, bueno, una última cosa. ¿Qué opinas de la nueva imagen de Doña Letizia?
- No tengo una opinión sobre eso.
- Está ideal, y ahora con ese nuevo perfil ya no la pueden criticar esos malnacidos por su nariz.

Y es que Fátima ama a Letizia, que es periodista, como nosotras, y mi compañera de Redacción sueña con hacer también el contacto de su vida y casarse con un hombre rico y maravilloso.

- Pero un príncipe no te vas a encontrar, ya están todos pillados, como no te esperes a Froilán, je, je.
- Bueno… - dice ella, creyéndose totalmente todo lo que dice - pero podría ser alguien del entorno del príncipe, o algo así.
- Bueno, ya te ha dado por desparramar.

De repente... Leches. La vida está llena de casualidades, ¿o no? Parece que la hayamos invocado. El encargado de faxes le pasa a Fátima el comunicado de prensa de la Casa Real, que informa que la Princesa Letizia va a venir a Almara a inaugurar una biblioteca infantil. Fátima salta del sillón como si le hubieran dado una descarga eléctrica y se va corriendo a ver al director, a implorarle que sea ella la que cubra la noticia.

Vuelve llena de satisfacción.

- Je, je, me ha dicho que soy la más preparada en estos temas, y que voy yo. Este tío come en la palma de mi mano.
- No te equivoques. Este tío no come en la palma de ninguno de nosotros. Ahora te elige para este tema y luego te mantiene relegada un par de meses de los temas importantes. Parece mentira que no hayas aprendido nada en los meses que llevas aquí.

Por fin, mi compañera se va a una rueda de prensa, con lo que desaparece de mi vista y deja de darme el tostón. Me llama el conserje y me dice que tengo a un hombre en la puerta.

- ¿Un hombre en la puerta? ¿Debo ponerme mi mejor camisón?
- No. Debes venir corriendo a ver si nos lo quitamos de encima.

Forrest Gump


Voy hacia la puerta de la calle y allí está un hombre que quiere hablar con un redactor, al que rápidamente bautizo como el Andarín, porque el tío se está recorriendo toda España para luchar contra la droga y quiere que le haga un artículo.

- Pero buen hombre, ¿a usted le patrocina alguien?
- No, no, yo corro solo.

No es que no me interese su historia. No es eso. Pero sé que no les interesa a los de Arriba. En realidad a los de Arriba les interesan poco las historias de los ciudadanos corrientes. Le despido amablemente diciéndole "haré lo que pueda", sabiendo que no puedo hacer nada realmente. Pienso que mi tribuna no es tan privilegiada, que no puedo ayudar a nadie ni escribir los artículos que me interesen. De todos modos, no comparto la pasión por andar tanto, y me acuerdo de Tom Hanks corriendo como un loco en Forrest Gump.

Lucía Scoop

La casa de Marga®






Sugar...

1 comentarios:

Carmen

Sugar
Sugar
mmm ... ooh

She sits alone waiting for suggestions
He's so nervous avoiding all her questions
His lips are dry, her heart is gently pounding
Don't you just know exactly what they're thinking?

If you want my body and you think I'm sexy
Come on, sugar, let me know
If you really need me just reach out and touch me
Come on, honey, tell me so

He's acting shy looking for an answer
Come on, honey, let's spend the night together
Now hold on a minute before we go much further
Give me a dime so I can phone my mother
They catch a cab to his high rise apartment
At last he can tell her exactly what his heart meant

If you want my body and you think I'm sexy
Come on, sugar, let me know
If you really need me just reach out and touch me
Come on, honey, tell me so

His heart's beating like a drum
'Cause at last he's got his girl home
Relax, baby, now we are alone

[break]

They wake at dawn 'cause all the birds are singing
Two total strangers but that ain't what they're thinking
Outside it's cold, misty and it's raining
They got each other, neither one's complaining
He say's I'm sorry but I'm out of milk and coffee
Never mind, sugar, we can watch the early movie

If you want my body and you think I'm sexy
Come on, sugar, let me know
If you really need me just reach out and touch me
Come on, honey, tell me so
Tell me so, baby

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails