Buscar

Las ciudades



El bailarín Nacho Duato decía que le encantaba el campo pero que es en las ciudades donde se compone la música de la humanidad. Me parece una frase bellísima y es cierto que las ciudades tienen un pulso especial. Cuando estás en una gran ciudad, sientes que estás en el meollo: en la vanguardia tecnológica, científica, artística. Sientes que todo lo que se haga allí influirá en el resto del mundo.

Esta ciudad moderna en la que ya vivimos se está convirtiendo en una especie de gran hermano siempre vigilante, a través de cámaras que aumentan nuestra seguridad pero restringen nuestra libertad, sin embargo esto nos está permitiendo observar el traslado de la domótica a la calle. De hecho ya disponemos de muchas innovaciones tecnológicas que nos acercan hacia un futuro cada vez más tecnificado. Leo en la versión impresa del Muy Interesante que el futuro son autobuses sin chófer que los conduzca, el control de sistemas de iluminación de edificios a través de simples toques en una pantalla táctil, etc.

El Quinto Elemento


El cine encuentra un gran tema en las grandes ciudades, y hay ejemplos muy destacables en el cine de ciencia ficción como Blade Runner o El Quinto Elemento. El tratamiento de la ciudad como algo opresivo y alienador ya lo hizo el genial Fritz Lang con Metrópolis, película que al espectador de hoy en día le puede parecer incluso un poco ingenua, pero que fue revolucionaria en su momento; es increíble que alguien hiciera algo así en aquella época, los años veinte, alertando de los peligros derivados del trabajo extenuante, una gran metáfora del trabajo de todos los esclavos del mundo. No hay que imaginar indígenas sacando carbón de una mina infernal, el primer mundo también está lleno de trabajadores con interminables horarios y sueldos míseros que son tratados como esclavos. Sólo hay que abrir los ojos y querer mirar.

Nueva York es una de las ciudades más filmadas del mundo. Ciertamente la ciudad se merece ese estado de adoración constante por parte de muchísimos artistas de todo el mundo y ha sido y es inevitable escenario de casi todas las películas de Woody Allen, cuyo público principal es Europa y, por supuesto, los habitantes de Manhattan.

Leí hace un tiempo Las tecnópolis del mundo: la formación de los complejos industriales del siglo XXI, de Manuel Castells y Peter Hall, y me impresionó el conocer el desarrollo de las diversas ciudades dedicadas a la investigación científica o tecnológica, repartidas por todo el mundo. Cómo estas ciudades están sustentadas por potentes redes de comunicación, cómo las empresas aumentan su productividad gracias a programas punteros de innovación, y cómo estas áreas urbanas acogen la punta de lanza de profesionales y empresas de la investigación de todo el mundo: Sillicon Valley, el MIT de Boston, las tecnópolis de Japón, Francia, Inglaterra, etc.

Las ciudades tienen algo fascinante y de hecho muchos de nosotros vivimos en una de ellas, pero sin embargo el hombre necesita de vez en cuando buscarse una excusa y alejarse por un tiempo, en busca de la naturaleza, en busca de sí mismo, lo que considero una gran tarea, personal, inexcusable y precisa. Luego vuelves con ganas de disfrutar todo lo bueno que una ciudad te ofrece: una oferta cultural variada, es por antonomasia el sitio de las compras, tienes distintas posibilidades de formación de todos los niveles, muchas diferentes propuestas de ocio…

Tengo un amigo pintor que es un profesional en esto de observar los distintos tipos de fauna urbana que habitan en nuestras ciudades. Incluso a veces se va a la estación de tren o al aeropuerto a observar el trasiego de la gente que viene y va, los analiza, los admira o le resultan indiferentes... Muchas veces una cara le cuenta una historia. Y saca muchísimas ideas.

La verdad es que la ciudad da para estos pequeños placeres y para muchos más…




2 comentarios:

Cucho

Cuando estaba en la universidad, que es cuando realmente se puede y se debe disfrutar de la ciudad, era muy de esa opinión, me encantaba bañarme en los sueños del asfalto. Solía reirme del 'exterior' con aquello de Baudelaire; "el campo, ese horrible lugar donde los pollos corretean sin asar..." pero ahora lo veo al revés. En el siglo XXI es la ciudad la que está embruteciendo al ser humano, convirtiéndolo en un ignorante de si mismo, en una masa manejada por los programas rosa y los editoriales manipulados, en un ejército de solitarios que no se saludan ni en el ascensor, que pelea por un sitio para su coche en el atasco al trabajo, por el dinero para la casa que no puede tener, siempre deprisa, casi siempre infeliz.

En algún sitio leí no hace mucho que un niño de 12 años no puede decir el nombre de diez plantas o animales pero es capaz de reconocer más de 1.200 logos de empresas y productos. Debería darnos que pensar.

En esta nuestra península, cuanto más al sur los conceptos pueden ser algo diferentes y curiosos. Por ejemplo en la mía tecnología y cultura van unidas en dos palabras y un concepto: coches tunning. La cultura en su concepto tradicional no tiene muchos adeptos que digamos. Por ponerte un ejemplo, con un censo de algo más de 600.000 habitantes tiene un teatro solo con 1500 butacas que rara vez se llena. ¡Oh, espera! han abierto otro... vaya, ya vamos bien.

Si pudiera elegir y me lo pudiera permitir, me iría a algún país sin grandes ciudades que no fuera ni del tercer ni del primer mundo, los dos son inhumanos. Algún lugar donde la gente no tenga tanta prisa ni tantas ansias por poseer cosas que no necesita.

No necesitamos autobuses sin chófer. Necesitamos sonreir más. Y en directo, sin skype.

Carmen

Bueno, jaja, puntualicemos, las ciudades son hermosas, me imagino que todavía más si no vives en una de ellas!Viví en una gran ciudad durante un tiempo y sí, me agobiaba, pero disfruté mucho de la oferta cultural y muchas otras cosas. Ahora llevo una vida más tranquila, y encantada de la vida. Y sí, imagino será la madurez, ahora la naturaleza es el lugar donde quiero vivir, aunque en el campo y en pequeñas ciudades es más difícil acceder a la cultura, aunque no sé, en estos tiempos de internet y que te traen las pelis y los libros a casa, pues las grandes ciudades me dan pereza, no envidio a los curritos que viven en ellas. Gracias por comentar. Un abrazo.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails