Buscar

Gabriel








Conocí al gran Gabriel haciendo teatro. Él tenía un pequeño papel en la obra de teatro que estábamos ensayando y yo me encargaba de auxiliar al director. Me recuerdo a mí misma pegada constantemente a un guión lleno de dibujitos que yo modificaba cada día, unos papeles y unos dibujos que ya casi eran una extensión de mis brazos. Ése fue el inicio de una bella amistad entre nosotros.

Gabriel fue diagnosticado de sida a la edad de 20 años y el médico, en un arranque de alegría, le dijo que le quedaban tres meses de vida. Su señora madre dijo que ni hablar. Agarró a su hijo y se fueron toda la familia a vivir al campo, a una casa con huerta y pollos, donde desde todas las terrazas se ve la enorme pinada de la playa salvaje, los barcos y el mar. Las comidas familiares solían sucederse bajo el porche o en el cenador emparrado, con mesa de preciosos azulejos, al borde de la piscina.

La madre de Gabriel tuvo restaurante muchos años y era una gran cocinera. Las palabras mágicas siempre eran: “¿Te quedas a comer?”. Entonces yo daba saltitos de alegría y pedía por favor ayudar en lo que sea. Era un placer que la señora me dijera: “Tráeme un limón” y yo iba al árbol y lo cogía, “tráeme dos tomates” y yo iba a la huerta y hacía lo mismo. Todo tenía un sabor excelente, distinto…

Las fiestas de cumpleaños de Gabriel siempre han sido estupendas y de repente aparece todo el mundo. Porque Gabriel ha ido perdiendo muchos amigos que no supieron aceptar a alguien enfermo en sus vidas, pero él es muy obcecado y en el camino ha encontrado otros muchos amores: en la asociación, en la calle, en la vida. Sigue dedicándose a la farándula, al show-business, a otro nivel, y pardiez que tiene talento, a raudales.

Gabriel ocupa la segunda planta de la casa donde se ha habilitado un amplio apartamento propio, con escalera independiente. Allí nos refugiábamos muchas tardes oyendo música excelente, una de sus grandes pasiones, que me contagiaba inmediatamente cuando iba a verle; este chico siempre estaba bailando y cuando lo hacía yo no podía evitar bailar también con él.

Gabriel sabe que es un privilegiado porque el amor de su madre lo ha sacado adelante. Un privilegiado lleno de efectos secundarios, que tuvo que abandonar su profesión de actor. Ya tiene 45 años, está estupendo y aceptando vivir (y viviendo una vida muy buena) otro tipo de vida. Toca y canta la guitarra maravillosamente, compone sus propias canciones, y es la alegría personificada cantando jotas eróticas, que las hay. Me enseñó que cada día que amanece es un regalo, porque es otro día que sigues estando vivo. Le pagan sólo media pensión porque se presume que puede encontrar un trabajo, pero los muchos efectos secundarios de la medicación han hecho mella y su deterioro físico es muy evidente. En esta sociedad, muy poca gente se atreve a contratarle.

En el camino quedaron atrás muchos amigos y familiares, que no pudieron o no quisieron aceptar la cercanía de la enfermedad, aunque esto de perder los amigos…Ya decía el director de cine Fernando Trueba que en esta vida “vas perdiendo los amigos, la salud y al final, hasta la misma vida...”


Fernando Trueba

A pesar de la enorme calidad de vida en la que está inmerso, porque Gabriel necesita muchos, muchos cuidados, él hubiera preferido naturalmente no tener la enfermedad. No llevar una vida tan sana, ser actor y andar inmerso en giras teatrales, porque él ha sido y es y siempre será puro viento. La aceptación social de esta enfermedad, como de tantas otras, aún está por llegar. Hay 40 millones de infectados en todo el mundo, y la OIT se centra en promover la integración laboral de estas personas. No podemos permitirnos seguir estigmatizándolos, porque son nuestros amigos, familiares, conocidos…

En el primer mundo gozamos de una información privilegiada sobre la enfermedad, donde lo más importante es la prevención, información que no tienen por ejemplo en África, donde el sida hace estragos. Hay muchos Gabrieles por el mundo que no tenían esa información cuando quedaron infectados. Desde aquí les expreso mi más sincero apoyo. Les deseo una mejor calidad de vida y que los medicamentos sean mejores y no provoquen tantos efectos secundarios.

Gabriel, gracias, como siempre, por enseñarnos a los demás el excelso arte de cultivar una vida apasionada.




1 comentarios:

Carmen

"Feel"

Come and hold my hand
I wanna contact the living
Not sure I understand
This role I've been given
I sit and talk to God
And he just laughs at my plans
My head speaks a language
I don't understand

I just wanna feel
Real love feel the home that I live in
Cos I got too much life
Running through my veins
Going to waste
I don't wanna die
But I ain't keen on living either
Before I fall in love
I'm preparing to leave her

Scare myself to death
That's why I keep on running
Before I've arrived
I can see myself coming
I just wanna feel
Real love feel the home that I live in
Cos I got too much life
Running through my veins
Going to waste
And I need to feel
Real love and the love ever after
I can not get enough

I just wanna feel
Real love feel the home that I live in
I got too much love
Running through my veins
To go to waste

I just wanna feel
Real love and the love ever after
There's a hole in my soul
You can see it in my face
It's a real big place

Come and hold my hand
I wanna contact the living
Not sure I understand
This role I've been given
Not sure I understand
Not sure I understand
Not sure I understand
Not sure I understand

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails