Buscar

Llamando a Elena III



- Hola, Elena.
- Hombre, Lucía, la soltera más soltera de todas las solteras a este lado del Río Amarillo. ¿Cómo va todo?
- Mal. ¿Qué? ¿Cómo acabó la fiesta del otro día? Me tuve que ir pitando.
- Pronto. Ya lo sabes: las madres nos empezamos a emborrachar a las cuatro de la tarde porque a las nueve hay que acostar a los niños. Ja, ja.
- Bueno. Tampoco sería para tanto.
- No. No fue para tanto, ya quisiera yo, ya. A las nueve terminó todo. ¿Cómo estás? ¿Cómo llevas tu ruptura con el psicópata?
- Ya, ya, si tenéis todas mis amigas la santa razón, Lola ya me lo dijo. No estuvo bien que me dejara tirada en la gasolinera de un pueblo sin nombre a las cuatro de la mañana.
- OK. Vas entendiendo algo.
- Ya, pero antes de la putada, yo ya me había colado. Ahora no hago más que mandar amor al Universo, para que no me duela. Me siento como una cajera de mercadona empaquetando el dinero y metiéndolo por un tubo: mandando paquetes de amor al Universo, para no hacerme daño, para no quemarme.
- Uf. Duro.
- ¿Cómo fue lo tuyo con Mario? Rápido, lento.

Elena suspira.

- Muy lento. Me pasó como a María Barranco cuando conoció a Imanol Uribe, el director de cine. Ella sabía meses y meses que ella era la mujer de su vida. Él se dio cuenta meses y meses después. Pues Mario igual.
- Bueno, por lo menos se dio cuenta. Lo mío es de cuadro clínico. Me siento arrasada.
- A mí no me dais ninguna envidia las solteras. Eso de tener que estar en el mercado a ver cómo está el ganado… Uf, qué pereza.
- Vaya, gracias, tía, a mí también me gustaría retirarme de esta puja cruel.
- ¿Cómo vas a superar esto?
- Pues no sé qué voy a hacer. Todos están casados, y apañadas estamos, con esta crisis que va a durar diez años. Aquí no se separa ni dios.
- ¡Mujer, diez años, pues Dios no lo quiera! Pero consuélate: Saldrán como toros del toril después de diez años de represión.
- Ja, ja. Tía, no lo había pensado así, pero no puedo esperar diez años. Es que no me puedo escapar. Estoy como Bette Davis, este tío ha despertado a la loba que hay en mí. Ha abierto la caja de Pandora.
- La lobaaaaaaaaaaaaaa jaja, me encanta, qué tía. Bette era la mejor. Pues supéralo.
- Pero si me he colado.
- Pues te descuelgas.
- No. Ahora no me siento una mujer práctica. El que siembra vientos, recoge tempestades. Ése se va a enterar.
- Tía: te dejó tirada en una gasolinera. Open your eyes.

Silencio.

- Ey, Lucía, no te me desfondes.
- OK. Voy a hacer algo que he estado pensando. Voy a pedir unos cuantos días en el trabajo, y me voy a ver unos días a unos amigos de Barcelona. Me han prometido que me van a matar a fiestas.
- ¡Eso es! Es lo que yo haría, tú eres libre como el viento, hija mía: centrarme en el trabajo y en las vacaciones. Y en tus amigas, que te queremos mucho. Mira, tú una vez me dijiste que él no tenía sueños.
- ¿Cómo?
- Que no tenía sueños. Que sólo quería realizar su trabajo más o menos, y ya está. Y tú tienes sueños, quieres ser la mejor actriz del mundo. Necesitas a alguien que propulse tus sueños.
- Uf. Touché, Elena.
- Y no hagas ninguna tontería.
- Tranquila. He escondido los cuchillos, las sogas, todo lo que me pueda traer un mal pensamiento.
- Vale. Todas hemos pasado por esto. Como dice Sabina, a quién no le ha dejado alguna vez la chica.
- Es verdad. Lo superaré, en ello estoy, o eso espero… Muchos besos.
- Muchos besos, preciosa.

Pre-cio-sa.



3 comentarios:

Carmen

Precious and fragile things
Need special handling
My God what have we done to You?

We always try to share
The tenderest of care
Now look what we have put You through...

Things get damaged
Things get broken
I thought we'd manage
But words left unspoken
Left us so brittle
There was so little left to give

Angels with silver wings
Shouldn't know suffering
I wish I could take the pain for You

If God has a master plan
That only He understands
I hope it's Your eyes He's seeing through

Things get damaged
Things get broken
I thought we'd manage
But words left unspoken
Left us so brittle
There was so little left to give

I pray You learn to trust
Have faith in both of us
And keep room in Your heart for two

Things get damaged
Things get broken
I thought we'd manage
But words left unspoken
Left us so brittle
There was so little left to give

Marita

En algún momento de nuestra vida nos damos cuenta que lo que siempre quisimos ha pasado por delante de nuestros ojos y se ha ido cantando bajito hace mucho tiempo....o también tenemos que hacer borrón y cuenta nueva...así es la vida....pero hay que seguir adelante...muy buen post...me ha gustado....un besote

Carmen

Muchas gracias, Marita. De verdad. En realidad con esta serie de posts llamados "Llamando a Elena" lo que intento un poco es describir los diferentes tipos de situaciones que tienen las mujeres, desde la felicidad conyugal a la ruptura amorosa, las que tienen hijos y las que no, y sobre todo, describir la maravilla de la amistad femenina, un tesoro que no tiene precio. Besos!

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails