Buscar

Bloomsday, el huracán Beatrice y leyes mordaza






Dublinesca, de Enrique Vila-Matas

Hoy, 16 de junio, es el Bloomsday, y en Dublín y en muchas partes del mundo (también en Sevilla), multitud de amantes del Ulises de James Joyce rinden homenaje a Leopold Bloom, el protagonista de la novela, un hombre sin atributos según Enrique Vila-Matas. En Dublinesca, su última novela, que muchos califican como su obra cumbre, una novela que no va hacia el horizonte, sino directamente al centro, sobre un editor a la antigua que se jubila y cierra la era Gutenberg, el autor rinde homenaje a Dublín, juega con las casualidades que suscita el Ulises de Joyce, y dice adiós a un estilo de vida que desaparece. Vila-Matas soñó con Dublín hace tres años, cuando aún nunca había pisado esa ciudad. Estaba gravemente enfermo y el sueño fue intenso, lleno de detalles, y premonitorio. De ese sueño ha salido la mejor novela jamás escrita.


Beatriz Preciado, filósofa transgénero
Gracias a una amiga, conozco a la filósofa transgénero Beatriz Preciado, una mujer realmente inteligente, y decido beberme su entrevista en El País Semanal, donde asegura que la sexualidad es como las lenguas. Todos podemos aprender varias. Beatriz no entiende cómo esto no es una revuelta constante, el hecho de que nos impongan roles sexuales que a lo mejor no queremos, ni deseamos. Habla sobre las presiones que todos recibimos sobre cómo debemos vestir, qué sexualidad debemos tener. Como digo yo, ¿por qué algunos hombres imaginan que eres sexualmente activa y heterosexual si estás muy buena, y a lo mejor si te has puesto las lolas en andamio es porque has quedado con tu novia, que te pone a mil? ¿Por qué presuponer una elección sexual en el otro, un estado civil?

Me hace gracia que ella habla de rebelión, porque se tuvo que rebelar en Burgos, donde nació, en un entorno realmente hostil a la mujer que quisiera escapar del rol Biomujer (casada, heterosexual, con hijos, sin aventuras extraconyugales), pero para el resto de los mortales, esto es bendita revolución. Beatriz es alguien que, simplemente, habla claro, y que quiere romper límites sociales que no benefician a la libertad de las personas. Y esto, hablar claro, es muy de agradecer hoy en día…

Según esta filósofa afincada en París, declararse heterosexual, ya es una limitación. Y reconoce que también en la homosexualidad hay restricciones: enrollarse con el otro sexo es como ser un traidor a la causa. Y hace una muy interesante reflexión sobre la violencia, con la que coincido plenamente: Siempre pensamos que las niñas pueden defenderse y no agredir. Y propone enseñar a las niñas ataque personal (no defensa personal). Hay que armar a las mujeres, puesto que ellos van armados.

Leo otras muchas cosas en estos días llenos de buena información. Leo sobre la Ley Mordaza en Italia, que impide que un documental sobre Berlusconi y las velinas encuentre distribuidor en Italia y sólo se pueda ver en Internet. Un comentarista del artículo en El País dice que en realidad todos los hombres envidian a Berlusconi, que todos estudian y trabajan para enamorar a las mejores mujeres, las más guapas, y la que no acepta este hecho es según él, irrefutablemente, fea y amargada. Una sincera expresión del auténtico racismo físico que ejercen algunos hombres: tienes que estar buena y mejor con cerebro de mosquito. Ha habido comentaristas masculinos que le han parado los pies. Según este señor, en cambio, nosotras buscamos el dinero y la posición, alguien que pague, pero bien pagado, el hecho de que nuestras tetas miren a Copenhague y no a Cádiz, y que nuestro culo no tenga nada que envidiarle al de las más sobresalientes bailarinas del carnaval de Brasil. Tristísimo, señor mío, un pensamiento que nos convierte a nosotras en putas y a ustedes, en unos miserables.

Gracias, Beatriz, por el aire fresco, por librarnos de corsés, gracias por inspirarme este post, como Beatrice, una niña de 8 años que inspiró a Dante una gran parte de su obra, ese amor imposible, un amor que encontró en el Cielo de la Luna. Y gracias, Enrique Vila-Matas, por revolcarme hasta el infinito cuando le leo. Sólo he leído fragmentos de Dublinesca, y se me acumula la faena. Sueño con días dorados de verano y volver a por sus libros Exploradores del Abismo y Dietario Voluble, pero ya, cogiendo notas. Sus personajes estarán enfermos de citas, dicen algunos, pero usted me lleva de la mano por la gran literatura, me eleva con sus textos directamente a las nubes de la ilusión, y me hace descubrir a muchos más escritores maravillosos como usted. Muchas gracias, a los dos.

Saludos a todos:D



Enrique Vila-Matas presenta Dublinesca from Satam Alive on Vimeo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails