Buscar

Ya estás tardando, Mubarak






Encuentro en la red unas estupendas fotos sobre la revolución egipcia. Escojo ésta porque hay una mujer. Como destaca Al Jazira, las mujeres están luchando en primera línea, y como ellas suelen ser las apartadas después de las revoluciones, quiero rendirle mi propio homenaje a esta mujer. Se llama Mariam Solayman y es miembro de un grupo activista egipcio.

Oigo en la radio que los familiares de Mubarak ya están en Londres, que el ejército se mantiene neutral, que la policía desaparece, que tanto los dirigentes de Estados Unidos como la opinión pública norteamericana apoyan la expresión democrática del país árabe, pero Mubarak, al igual que Ben Ali, el dictador derrocado en Túnez, ya tiene las manos manchadas de sangre. Su resistencia a abandonar el poder está quemando muchas vidas. Me dice una familiar muy perspicaz: estará arreglando sus papeles, sus cuentas en Suiza, la sucesión, por si puede volver, todo eso. Me parece una idea perversa, aunque no descabellada.

Abrumada por estos acontecimientos internacionales de tanta magnitud, donde estamos viendo claramente el poder de Internet, el poder de la gente sin intermediarios, leo el Diálogo Politeísta de Javier Marías y Umberto Eco en El País. Los dos dicen que la gente tiene nostalgia de Dios, de sentirse observados, y que por eso van al Gran Hermano…. Yo creo que este asunto no tiene nada que ver con Dios, sino más bien con el afán de notoriedad, con esos 15 minutos de fama, y es cierto que hay gente que no le importa contar el estado de sus más recónditos higadillos, vender su privacidad, pero no creo que esto tenga que ver con Dios sino con una muy pobre autoestima, basada en una pésima educación en la que no aprendieron jamás lo que es el espíritu crítico. En cambio, sí noto que tanto Marías como Eco sienten nostalgia de un mundo que se acaba, un mundo oscuro y secreto (¿nostalgia de un Dios opaco que maneja los destinos humanos sin consultarles?). Y dice Eco: “Si hubiera una transparencia general habría más homicidios”. Elogian la diplomacia, a la que consideran “un logro de la civilización“.

Deberían leer el fabuloso artículo de Susurrando a los dictadores, de José Ignacio Torreblanca, que relata cómo durante 30 años los dirigentes europeos han susurrado por lo bajito a los dictadores con los que hacen negocios, “pero defiende los derechos humanos. Disimula un poco”.

Al igual que a estos dos autores, a Vargas Llosa tampoco le hace gracia Julian Assange y le llama un “exitoso animador“, un experto en provocar espectáculo. Sigo leyendo la sucesión de quejas penumbrosas de estos dos autores y leo la frase de Umberto Eco, que dice que los lectores “tienen la tendencia o la mala fe de atribuir al autor lo que piensa el personaje”. Y abro los ojos, y constato que la realidad de Apocalípticos e integrados (1965) se presenta en todo su esplendor 51 años después. Minusvalorando a sus propios lectores demuestran lo que son.

No sólo un sinfín de equivocados intelectuales atacan a Assange. Leo que un antiguo integrante, en realidad disidente, de Wikileaks dice que “el mundo no necesita otra estrella de rock“. Y pienso: claro, un tío que recibe amenazas de muerte provenientes de todo el mundo, que en la cárcel inglesa lo ponen con pederastas que por las noches gritaban enloquecidos sus crímenes, y que se le cae un diente porque había un objeto metálico en la comida, y el diente desaparece, y el se ríe y piensa: lo subastarán en eBay…. ¿De verdad alguien puede pensar que Assange corre todos esos riesgos sólo por la fama? Quien haya estudiado a fondo las biografías de Julian Assange y Stieg Larsson encontrará sorprendentes paralelismos, como su afán por defender a los desfavorecidos, y luchar contra las injusticias, proviene desde su más tierna infancia. El propio Stieg Larsson sufrió su propia conjura de los necios, ex amigos que escribieron libros para criticarle, intelectuales que le atacaban.

¿Vamos a negarnos a nosotros mismos que fueron varios wikicables sobre la corrupción en Túnez lo que prendió la chispa? ¿Vamos a negarnos que por fin Internet ha revelado su verdadera naturaleza en cuanto a la consecución de libertades y derechos fundamentales, que ha revelado la capacidad de los ciudadanos de decidir su propio destino sin intermediarios políticos que quieran sacar tajada?

Estos intelectuales que quieren volver “a lo de antes” se me antojan unos viejos dinosaurios. Tampoco es que me preocupe mucho: hay mucho que leer por ahí, me da igual que sean cerebros brillantes, el olor a naftalina me aleja de sus textos.

Gracias, un saludo en este día sin duda histórico para todos.

Fuente foto: TotallyCoolPix

10 comentarios:

Delsur

Bueno, bueno. Me ha gustado tu blog, Carmen. También tu nombre. Hay varios iguales entre mi familia más cercana. También lo que escribes y cómo lo escribes, por mucho que no esté de acuerdo con todo lo que dices. Como debe ser. Este es sólo un primer contacto.Me acabo de suscribir a tu blog. Te escribo desde Granada capital. Y desde ya, te aviso; soy lector y gran admirador de Javier Marías. Algunos párrafos de sus novelas, los imprimo y los leo y releo....Para empezar ahí va este;


VENENO Y SOMBRA Y ADIÓS.- Javier Marías.-

Tampoco saben ya de nosotros los que dejamos atrás o se fueron de nuestro lado, para nosotros han quedado fijos e inamovibles igual que los muertos, y la sola perspectiva de volver a encontrarlos y de tener que contarles y oírles se nos hace muy cuesta arriba, en parte porque nos parece que ni ellos ni nosotros querríamos contar ni oírnos nada. ‘Qué pereza’, pensamos, ‘esa persona no ha asistido a mis días durante demasiado tiempo. Solía saberlo casi todo de mí, o lo principal al menos, y ahora se le ha hecho un hueco que no podría ser colmado, aunque yo le relatara con todo detalle lo habido sin su conocimiento inmediato. Qué pereza tratarse de nuevo, y explicarse, y que trastorno reconocer al instante las viejas reacciones y los viejos vicios y las viejas zozobras y los viejos tonos, los míos con ella y los suyos conmigo; y hasta los mismos celos mordidos y las mismas pasiones, sólo que acalladas. Ya nunca podré verla como a alguien nuevo, tampoco como a mi ser cotidiano, me resultará gastada a la vez que ajena. Iré a casa a ver a Luisa, y a los niños, y tras estar largo rato con ellos y empezar a reacostumbrarlos, me sentaré al lado de ella otro rato más corto, quizá antes de salir a cenar a un restaurante, mientras esperamos a la canguro que tarda, en el sofá compartido durante tantos años pero ahora como una visita extraña, de confianza y desconfianza, y no sabremos como comportarnos. Habrá pausas y carraspeos, y frases estúpidas e inauditas estando los dos cara a cara, como “Bueno, ¿qué tal te va? o “Te veo con muy buen aspecto”. Y entonces nos daremos cuenta de que no podemos ni estar juntos sin estarlo de veras, y de que además no queremos. No habrá entera naturalidad ni artificialidad completa, no se puede ser superficial con quién conocemos profundamente y desde siempre, tampoco hondo con quien nos ha perdido el rastro y escondido el suyo, y tanto ignora. Y al cabo de media hora, tal vez de una, de dos a lo sumo, a los postres, consideraremos que ya está, y lo que será más raro, que con esa vez basta y me sobrarán trece días. Y aunque impensablemente cayéramos el uno en brazos del otro y ella me dijera lo que llevo tanto tiempo deseando oírle, “Ven, ven, estaba tan equivocada antes. Ocupa de nuevo este lugar a mi lado. No he ahuyentado tu fantasma, esta almohada es aún la tuya y no había sabido verte. Ven y abrázame. Ven conmigo. Regresa. Y quédate aquí para siempre”; aunque en vista de eso yo cerrara mi apartamento en Londres y me despidiera […] e iniciara la tarea rauda de convertirlos en un largo paréntesis –pero hasta los interminables se cierran y luego puede uno saltárselos-, y regresara a Madrid entonces con ella –y no digo que no lo hiciera si hubiera una oportunidad, si me la diera-, lo haría sabiendo que lo interrumpido no puede reanudarse, que aquel hueco permanece siempre, quizá agazapado pero constante, y que un antes un después nunca se sueldan.
Es un poco largo, pero creo que merece la pena, por lo que dice, por cómo lo dice y porque lo que dice es algo demasiado parecido a vivencias propias. Bajo mi punto de vista no se puede expresar mejor un sentimiento.
Un cordial saludo.
lmrg
GRANADA.-

Carmen

Hola, granadino! Vamos a ver, Javier Marías es un grandísimo escritor, al igual que Umberto Eco, y a los dos los he leído. Pero me aleja, sobre todo de Marías, su ataque cotidiano a las mujeres que luchan por sus derechos en su artículo de El País Semanal (por eso le leo menos, aunque cuando le leo y escribe de otros temas, muchas veces me deja maravillada, y muchas veces estoy de acuerdo con él) y también por atacar todo lo que se mueve en Internet. Y todo no es malo, de hecho, hay cosas magníficas. Como no puedo separar al escritor de la persona por mucho que diga Vargas Llosa sobre que Céline es un escritor prodigioso, sigue siendo un "perfecto cabrón"), no digo que no vuelva a leerle, pero ahora leo a Enrique Vila-Matas, a Bolaño, más conectados con cosas que me interesan, y releo clásicos que me parecen mucho más modernos que Marías. Muchas gracias por tu comentario y por este precioso texto de este autor. Es magnífico pero hay tanta magnificiencia en la actualidad, que prefiero leer a autores que comulguen más con mis ideas. Muchas gracias. Es un gran escritor, eso no lo pongo en duda.

Carmen

De hecho, ya toqué el tema de Marías en otra ocasión:

http://elblogdecarmen1.blogspot.com/search?q=est%C3%A1n+quemados

pero bueno, hablar de él dos veces en 500 posts (me falta uno para cumplirlos!!) no me parece excesivo, además, buena señal, si le menciono es porque me revuelve, me inquieta, por algo será, claro.

Delsur

Llevo más de tres horas leyendo diferentes apartados de tu blog. Estoy un poco, bueno un poco no, bastante abrumado.
Creo haberme hecho una idea general de sus contenidos, de lo que escribes y de cómo escribes y me gusta.
¿Sabes, Carmen?. Ahora que tengo más tiempo que he tenido nunca, es cuando no tengo tiempo para nada. Tal vez quiero hacer tanto ( leer, escribir, pintar, pasear, viajar, pensar…), que no acabo de encontrar la fórmula. No es fácil pasar de estar muy ocupado, a no tener nada que hacer, sin que eso signifique que haya caído, ni por un segundo, en el error de aburrirme. Este atracón de tiempo libre, después de haber estado trabajando en un periódico desde el año……69..¿ te suena este año?, ¿ te suena el centro de trabajo?, tengo que digerirlo.
Desde el 19 de mayo del 69 y hasta noviembre de 2002 estuve trabajando en un periódico. En IDEAL, aquí en Granada. Es imposible que caigas en el error tan común de pensar que todo el que trabaja en un periódico es, o periodista, como tú, o linotipista, como me dijeron hace muchos años. Soy publicista y, después de pasar por muchos puestos dentro del departamento de publicidad, incluidos diez años como delegado en Jaén, acabé como jefe de ese mismo departamento.
Toda mi vida profesional he estado rodeado de periodistas y “peleando “con ellos. Ya sabes en qué consiste la lucha; los baremos de publicidad, lo que éstos limitan la paginación total del periódico, la publicidad de última hora que os hace rehacer páginas y un millón de cosas más. Qué decirte. Y el caso es que, queriendo todos lo mismo ( Redacción y Publicidad ); que salga el mejor periódico posible, a veces puede parecer lo contrario. Como sabes, eso o lo vives desde dentro, o no es fácil explicarlo a los de fuera.
Por problemas, digámoslo así, cardiacos, llevo sin trabajar desde 2002, aunque sigo teniendo mucho contacto con el periódico. Es posible que tú trabajaras en ABC y yo aquí, cuando ya pertenecían los dos medios al actual VOCENTO.
Y ahora a otra cosa; si no te importa, me gustaría saber el título de tu primera novela y la editorial que la editó. Ahora mismo estoy leyendo “ El espejo del mar” de Joseph Conrad. Una preciosa novela, aunque quizá tenga demasiada terminología marinera para mí. Me gustará seguir hablando contigo de Javier Marías.
Cuando hablas sobre ti, en el apartado ” sobre mí “, nos dices “ gracias por venir”. Yo te digo: gracias por estar.
lmrg.-

lumiroga47@telefonica.net
GRANADA.-

Anónimo

Muy bueno el post Carmen, como es costumbre en ti.

El mundo esta cambiando. Para muchos es difícil asimilar este nuevo universo interactivo, siempre conectado y que aunque se llame virtual, es muy real. Habrá quien piense que se van a perder los antiguos valores. Yo no lo creo. Cambiaran y se transformaran,pero no desaparecerán.

Yo creo firmemente que este nuevo poder virtual en manos del pueblo, de la gente normal, no es otra cosa que la evolución. Si Darwin levantara la cabeza quizás me daría la razón :-)

Besos,

Matilde

mera

Lo que más me duele es no creer que la gente hace cosas por ideología o convicción. Considero imprescindible que se puedan publicar lo que gente a la que pagamos escribe. Que los intereses generales no pueden basarse en el secretismo de funcionarios corruptos. Lo de Julian Assange me parece bien aunque lo haga por dinero, fama o poder. Otros lo hacen (mos) por tocar las pelotas al poder. Muy bien, ánimo.

Anónimo

Esa es la belleza de este nuevo mundo intercomunicado y que es capaz de llegar a cualquier rincón. Nunca más podrán estar seguros esos funcionarios corruptos de que sus actos seguirán siendo secretos.

Assange lo hace por algo más que fama y dinero, que no le estorbaran ninguna de las dos cosas. El es un jaker, lo que seguramente le pone es que PUEDE hacer lo que hace.Pero como bien dices, da igual, el caso es que lo hace.

Saludos,
Matilde

Carmen

La que está abrumada soy yo, con tan buenísimos comentarios… me parece una forma estupenda de celebrar el cumple del blog! Pero vamos por partes:D

- Granadino: 33 años en un mismo periódico, bueno, eso tiene un mérito increíble en una profesión que es muy inestable, encantada de conocer a alguien de la profesión. Respecto a tu zambullida en la “inactividad”, bueno, cuesta acoplarse pero yo siempre digo “si no sabes por donde empezar, empieza”, porque una tarea te lleva a otra, y como dice Muñoz Molina, una simple caminata, o preparar un plato de comida, te puede dar una buena idea, un hilo que agarrar para empezar. Yo ahora tengo varios proyectos de novela, dos de ellos muy avanzados, y crees que sé a dónde quiero llegar? Pues no, jaja, pero eso es la magia de la literatura, cuando uno trabaja en los límites, es cuando se hacen buenas cosas.

Ah, sí, jaja, claro que me acuerdo de las luchas con el maquetador, jaja. “Hoy no estoy inspirada, ponme tres anuncios de ONG,s” o “estos 4 folios son una obra de arte, vuélvete loco para meterlos” jaja. En fin, yo luego me fui a agencias de publicidad precisamente, de copy, pero el tiempo que estuve en el periodismo, pues claro, el que paga manda, a mí ha sido mi blog el que me ha ayudado a ir encontrando mi propia voz, muy bueno para la literatura, pero no sé si para el periodismo jeje

Bueno, mi primera novela fue un fracaso (incomprensible:D) y ya no está en el mercado, pero ahora sé relacionarme mucho mejor con las editoriales y en realidad esa novela no está terminada, es el embrión de una cosa más larga. Y tiene muchos errores, por ser la primera, aprendí escribiendo, pero bueno, tengo muchas cosas más en el horno y estoy en ello.

Me encanta Joseph Conrad, sí, puede ser un poco oscuro, la terminología marinera es todo un mundo, y aunque me encantan los viajes, los barcos, pues muchas veces no me entero de nada;D Claro, me encantará hablar de Marías y de lo que se tercie, encantada como te hhe dicho de conocer a alguien de la profesión. Hasta pronto

Mera: muchas gracias por tus ánimos, claro, a mí qué más me da que Assange no sea perfecto, y que a lo mejor sus intenciones sean otras, pero esto es una hazaña…. Jaja, os habéis enterado que Anonymous está mandando faxes masivos a Egipto para informar a la gente cómo se pueden conectar a Internet? Esto es la monda! Pero el tío no se va…. Madre mía, el daño que está haciendo.

Matilde: Pues sí, vas a tener razón que la adrenalina de reventar secretos de estado le tiene que poner mucho a Assange, eso debe ser como coronar el Everest! En fin, sean cuales sean sus motivaciones, menuda pica en Flandes ha puesto.

Un abrazo para todos y buenos días:D

Delsur

Carmen; eres muy amable en todo lo que dices.
No es raro que te extrañe que haya estado tanto tiempo en una misma empresa. Tal vez hayamos sido la última generación que ha tenido ese comportamiento. Ni las empresas ni los trabajadores tienen ya las mismas miras. Es mejor cambiar un poco. Antes te aferrabas a "algo seguro", ahora, al no haber nada seguro, quieres y tienes que volar más.
Aquí, en Granada, tuve ocasión de tomar más de una cerveza con Antonio Muñoz Molina. Hace ya muchos años de eso. Él, aunque de Úbeda ( Jaén ), era funcionario de este ayuntamiento. Teníamos una amiga común, a la que incluso convirtió en un personaje ( Lucrecia ). Creo que de su novela " El jinete polaco". El Antonio que conocí creo que poco o nada tiene que ver con el actual. Entonces colaboraba en nuestro periódico. Lo hacía de forma esporádica y siempre protestaba de lo poco que se le pagaba, cosa habitual entre los colaboradores, los cuales, por otra parte, llevaban razón. Era una persona muy callada, reservada e introvertida. De cualquier forma mi amiga tuvo ocasión de conocerlo mucho mejor que yo.
Con el que sí tuve ocasión de hablar más extensamente, fue con José Saramago. En actos organizados por el periódico, y también por conocer yo personalmente a Teresa del Río, una hermana su mujer. Tengo más de una anécdota con él, que ya te contaré.
Ánimo con esas novelas!!. De una valenciana sólo se pueden esperar cosas buenas. Me gusta mucho tu tierra y suelo ir con frecuencia. Una hermana mía vive allí. En la calle Guillén de Castro.
Como curiosidad te diré que en mi familia somos cuatro hermanos; tres matemáticos y "el otro". Yo soy "El otro".
Sigo con “El espejo del mar” de J. Conrad y me espera “El hombre duplicado” de Saramago.
A Mubarak no le queda ni una semana. A Assange, toda la vida. De acuerdo contigo en que Céline tiene tanto de escritor prodigioso como de cabrón.
Hasta pronto.
lmrg

Carmen

Hola:

Sí, yo nunca "sentí" un trabajo seguro en el periodismo, me licencié en el 92 y estalló la crisis inmediatamente posterior a las olimpiadas, como tú dices, no había nada así que a volar, y me fui un año a Nueva York. El único período que sentí seguro fue dando clases de cine en un instituto, unos seis años. Claro, si estás inestable, te arriesgas más, buscas más.

Ah, sí, uno de los mayores lujos del periodismo, que no se paga con dinero, es conocer gente muy interesante. Genial que conocieras a Muñoz molina y genial saber que él se quejaba ¡como todos y con razón! de que le pagaban poco. Uy, yo veía a los colaboradores y me daban una pena horrible, porque había gente que no tenía otra cosa, y ahí aguantaban años y años con la esperanza de conseguir algo. Tengo un amigo muy querido, excelente crítico musical, que se ganó el puesto así, siendo años colaborador y eso me hace cabrearme con el periodismo, porque no se puede tener a la gente en esas condiciones.

Pues yo ahora leo mucho las columnas dominicales de Muñoz Molina y Elvira Lindo, y me encanta conectar de ese modo con ellos, porque viven en nueva york y me encanta que tengamos tantas coincidencias, y que me informen cómo está un país que en realidad amo, me enamoré de los usa ya para toda la vida, un país tan contradictorio como fascinante.

Y lo de Saramago, vamos, un lujo asiático!! a mí sí hubo personas que me impresionaron en el día a día del periodismo, Berlanga, Tàpies, Rubalcaba!! (todo un señor) y el que me dejó flipada por su inmensa cultura fue el marido de la Duquesa de Alba, que ya murió. Era una rueda de prensa y su cultura era tan inmensa que sentí que todos nosotros, los periodistas, éramos unos paletos, que teníamos que habernos documentado aquel encuentro mucho mejor para realmente sacar el jugo de un hombre increíble.

Ah, Valencia! Gran ciudad! Sí, sí, está lleno de artistas, y muchos muy grandes. Y Granada, claro, mi cuñado es de Granada, voy a veces y se ve que Granada me persigue porque ahora me he echado aquí en Alicante una amiga granadina estupenda. Me gusta mucho Andalucía, voy a menudo.

Una semanita? Esperemos, se está pasando tres pueblos o más.

Muy agradable haber "charlado" contigo. Hasta pronto

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails