Buscar

Petardas en la biblioteca







- Ya.
- ¿Ya qué?
- Ya se ha ido la señora, ¿has metido el pescado en la nevera? Abandona el puto estropajo y corre para la biblioteca, que tenemos dos horas. Justico lo que dura el masaje thailandés.
- Ya, porque ella no se lee ni un libro. Él es el que me tiene flipadica perdía, ¿pero sabes que el muy cabrón acaba de comprar las obras completas de Federico García Lorca? La edición de 1954, ¿eh?
- Tía, pero lleva cuidao, que la última vez te dejaste tirado el libro de Steichen en el suelo y casi nos pilla la tipa. Ya sabes que la cultura sólo le gusta en su marido, no en las chachas.

A Clara le duele el reproche.

- A ti no te ha bajao el tripi que te tomaste ayer, ¿eh? ¿Cuándo ha ocurrido eso? una sola vez, una sola puta vez, por un perro que maté. Date prisa que luego hay que limpiar la cocina de arriba a abajo y aquí no ha pasao ná.
- Si los colegas de la uni supieran que nos hemos metido a limpiar en esta casa porque pagan de vicio, nos retiran el saludo.
- Tía, ¿y no tienes la sensación que te ha tocado la lotería? Qué, ¿estaríamos mejor encerradas en la jaula como el verano pasado y aguantando a borrachos? Te lo he dicho mil veces: la noche no es para mí. Lo que pasa es que soy una gran actriz.
- Pero si ligabas un montón.
- Uf, ya, menudo estrés. Qué dura la vida del estudiante.

Bea ya se empipa.

- Tía! Ganamos un montón de pasta haciendo el tonto, ¿no?. Ah, claro, mejor el verano anterior en las cocinas del infierno del puto hotel, con las ollas de agua gigantescas hirviendo y la loca de la jefa de cocina gritándonos que faltaba la saaaal.
- O.K. You are right. Vamos a darnos con un canto en los dientes. Tira p'allá a ver el diplomático éste de los cojones qué nuevas delicatessen ha adquirido.

Las dos se meten en la biblioteca. Bea se va como loca a por los libros de arte. Clara la observa, le da la risa y le dice:

- Míranos qué monas, parecemos las Brontë jaja,
- Sí, excepto por el detalle de la cofia, pero no me la quito porque luego se me olvida ponérmela otra vez.
- No, pero mírate, sentada en la ventana con ese libro enorme de fotos en blanco y negro en tu regazo, y el pelo recogido. Si es que hasta te da el rayico de sol en el pelo…. No te molesto más, voy a leerme a Bernarda Alba reseteada.
- No molestas. Ay, qué libro, la América profunda de Helmut Newton. Jaja, si supiera mi profesor de Imagen de dónde saco la información para los trabajos…

Clara da un respingo.

- Tía, este libro lleva notas manuscritas. Joder, son las notas del editor.

Bea levanta un momento la vista y vuelve a su libro. El resto del tiempo transcurre en silencio.

- Oye, ¿qué va a comer la señora?
- Verduritas, ya están hervidas.
- Por qué este tío está con esta tía, me pregunto yo.
- Porque es muy guapa.
- Ah, claro.
- Pues eso.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails