Buscar

El 90%






Según las policías francesa y española el 90% de las prostitutas son obligadas, es decir, no deciden practicar el sexo libremente con los clientes. A mí es un dato que no se me ha escapado. Muchas coincidencias entre la opinión policíal de los dos países, y claro, da pie a extrapolar y pensar que en muchos países de Europa está pasando lo mismo. ¿Cómo que no estamos en un estado de emergencia nacional? ¿Cómo es posible que muchos medios de prensa escrita publiciten entonces la prostitución mediante su agenda de contactos? ¿Cómo ninguna fiscalía o asociación ha planteado denuncia contra estos medios por infringir los derechos humanos? La respuesta, como muchas veces, la tiene Stieg Larsson: “Las putas le gustan a todo el mundo, por eso nadie hace nada por ayudarlas, ni jueces, ni fiscales, ni políticos, nadie”. 

¿Por qué no este estremecedor titular no aparece en los telediarios? ¿Es que acaso los periodistas televisivos tienen menos criterio periodístico para elegir una noticia de tal magnitud? No, simplemente callan porque los clientes de las putas están en todas partes, también en los comités de redacción. ¿Por qué no llegar de forma masiva y televisiva a los ciudadanos de bien y decirles la verdad, que un 90% de prostitutas son esclavizadas y víctimas de trata? Si estamos tolerando esto, es más, si estamos tolerando que la trata de blancas incremente nuestro PIB, algo anda profundamente equivocado. El que se acuesta con una víctima de trata está cometiendo una violación. 

En Francia se plantea penalizar a los clientes y titula muy bien El País: "No toques al cliente de la puta". El Senado de nuestro país vecino se pronuncia en contra de esta penalización a los clientes, y qué contentos están por ello “Los 343 cabrones“, que así se llaman a sí mismos, escritores, intelectuales de diversa ralea y dicen claramente: “No metan las manos en sus culos“ (de las prostitutas). Claro, saltan todas las alarmas en cuanto se plantea penalizar al cliente. 

Porque aquí no te puedes fiar de las estadísticas personales. Yo le he preguntado a todos los hombres que he conocido durante toda mi vida (un divertimento como otro cualquiera) que si han ido a las putas. Y todos dicen que no. Debe ser un pacto de silencio entre hombres, como los de la mafia, y entonces me pregunto: Si nadie va, ¿cómo es uno de los negocios más florecientes en España?

Y los varones de ley, que los hay, que no son clientes, simplemente callan, miran hacia otro lado, pero entonces se convierten en cómplices in absentia, pero estoy segura que también se sienten profundamente avergonzados. 

En la película Hechizo de Luna, que supuso ver la bellísima historia de amor entre los personajes interpretados por Cher y Nicholas Cage, hay una maravillosa escena, “El reflejo de la luna en un Martini“. Esto es lo que le decía la actriz griega, Olympia Dukakis, a un profesor universitario acostumbrado a ir con mujeres mucho más jóvenes que él, sus propias alumnas. En el restaurante, él no sabe tratar a una chica que se ha ligado, y la chica se despide de él, quizás para siempre, tirándole la bebida en la cara y en la camisa. Entonces, el personaje interpretado por Olympia le invita a cenar con ella. Ella le dice al profesor rechazado que los hombres le tienen miedo a la muerte y por eso buscan chicas más jóvenes, para sentirse rejuvenecidos, pero que eso no les hará escapar de la vejez y la muerte, por mucho que peleen por ello. Y yo añado: Como mucho pueden conseguir una buena enfermera, que las hay muy dispuestas. 



Empezamos la semana con los exabruptos del alcalde de Valladolid, que encima me entero que es ginecólogo de formación.  Con razón las mujeres tenemos pánico de acudir a las revisiones de estos médicos especialistas. Dice que le da reparo meterse con una chica en el ascensor, por si ésta finge una agresión. A mí sí que me daría reparo meterme con un tío tan feo, por fuera y por dentro, en el ascensor; ya bastante pequeño es el cubículo en sí, como para tener que soportar toda esa energía negativa. Y es ésta una tendencia de los misóginos, también Tony Cantó está en el ajo, de decir que las mujeres fingen y todo son denuncias falsas. Ha rectificado sus palabras este súper alcalde, pero queda el regustor: Calumnia, que algo queda.

Oiga, señor alcalde, le diré lo que hace una mujer joven a las 6 de la mañana por la calle, sola, ir al 24 horas, y a usted eso no le importa. Además su tono es muy insultante, o sea, si soy una mujer vieja que va por la calle a las 6 de la mañana, entonces, no hay problema,  ¿no? Cuando está demostrado que las mujeres son violadas a todas las edades. 

Estamos a tiempo de crear una sociedad más justa para las mujeres. Ah, y aviso a todos los hombres y mujeres “de izquierda”, si estáis dejando atrás los derechos de las mujeres en cada revolución, vuestra lucha es baldía y sin sentido. 

Un saludo, gracias. 




1 comentarios:

Carmen
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails