Buscar

Mil veces buenas noches: Juliette, Sillicon Valley, adaptaciones televisivas y creatividad






Juliette Binoche acaba de cumplir 50 espléndidos años y en el culmen de su carrera tiene en la actualidad 5 películas pendientes de estreno en las salas de cine. En Mil veces buenas noches, de Erik Poppe, estrenada el pasado 8 de agosto, la actriz interpreta a una fotógrafa de guerra que se juega la vida a diario en la realización de su trabajo, que lucha por conciliar su vida profesional y personal, con marido e hijos incluidos, y me parece que no lo consigue. Pero entiendo en este personaje que hay algo mucho más fuerte que incluso el vínculo familiar: uno siempre tiene la necesidad de partir para denunciar injusticias; es la nostalgia del “afuera”, para vivir, para crecer interiormente. Uno necesita visitar otras latitudes para conocer mejor al ser humano y a sí mismo. Recuerdo cuando le dije a mi progenitora, recién terminada la carrera de Periodismo, que me iba a cubrir la guerra de Yugoslavia y ella decidió atarme a la pata de la mesa, bajo amenazas de “te desheredo“. Así que al final me fui a Estados Unidos de au-pair, era la crisis del 92, esto era un erial laboral y había que salir de España a como diera lugar. 

Juliette Binoche también protagoniza Nadie quiere la noche, la última película de Isabel Coixet, cuyo estreno está previsto para finales de 2014. La película narra la historia de dos mujeres. Una de ellas, rica y culta, viaja al polo Norte para reunirse con su marido. En este viaje le acompañará otra mujer, una humilde esquimal que resultará ser la amante de su marido. Pero ambas deberán unir sus fuerzas para poder sobrevivir a las duras condiciones del viaje. 

Leyendo la prensa en estos últimos días de verano, veo en el periódico algo superdivertido. Descubro al becario más joven de Facebook, Michael Sayman, hijo de hispanoamericanos que, con 17 años, ha revolucionado la AppStore. Aprendió a programar con 13 años viendo vídeos de Youtube y ahora disfruta de una beca de verano en la sede de Facebook en Sillicon Valley  y el mismo Mark Zucherberg le llama por su nombre. Pero lo que más me ha gustado de saber sobre este chico es que, habiendo conseguido algo tan sobresaliente, ser fichado por Facebook a tan temprana edad, narra que le contó a su hermana mayor su éxito profesional y que a la hermana le dio lo mismo, y como dice el propio Michael: “Todo es poco para esta chica”. La historia de Michael y su hermana tiene tantos paralelismos con la propia historia de Pessoa que no puedo evitar mencionarlo. Pessoa ya era considerado como un genio de la literatura, un escritor planetario, bueno, pues su hermana no le veía un genio, le veía “un tipo raro” con el que había que compartir la vivienda familiar. Tiene gracia que sea la familia la que menos se dé cuenta que convive con un genio, pero suele pasar. 

También me llama la atención que la serie española Los misterios de Laura haya conseguido su adaptación en la televisión norteamericana, con un presupuesto diez veces superior al producto español, y que se emitirá en prime time a partir del próximo 24 de septiembre. Me gusta esta serie porque presenta a una mujer sola como una mujer fuerte. A diferencia de la americana, la Laura española no usa armas, ya que nunca ha sentido la necesidad de usar la pistola que siempre lleva consigo.  La trama personal se mezcla con la profesional, y descubrimos que la intuición es su herramienta básica de trabajo. Laura es una madre soltera con dos hijos, con una vida personal caótica, a la que le resulta muy difícil, pero lo hace bien, conciliar lo privado con lo profesional: ya saben, lo perfecto no siempre es lo mejor. La actriz americana, Debra Messing, resulta ser mucho más activa que nuestra Laura patria, que es tranquila y contemplativa. Felicito a todo el equipo de Los Misterios de Laura por haber conseguido esta versión americana. Es casi un milagro que un mercado tan endogámico como el norteamericano importe una buena idea extranjera y más en el terreno de la televisión, donde los estadounidenses se han revelado como los grandes pioneros en revolucionar la ficción televisiva de la última década.



A todos los que les guste escribir o quieran saber algo más acerca de los misteriosos caminos de la creatividad, les recomiendo la deliciosa conferencia de Elizabeth Gilbert, la autora del giftseller Come, reza, ama, en la que expone una idea muy tranquilizadora para los artistas. Dice la escritora norteamericana que el Renacimiento supuso poner al hombre como centro de todas las cosas y que eso es mucha carga para un solo ser humano: ser el centro del Universo, la medida de todas las cosas. Gilbert explica que cuando uno entiende que en la creatividad uno nunca está solo, que todo ese torrente de ideas que llegan a la mente del escritor no provienen únicamente de él mismo, sino de una especial conexión del artista con el inconsciente colectivo,  pues uno se tranquiliza mucho, porque hay algo intangible, universal, que te está ayudando a crear. Ella llama a este inconsciente colectivo “el genio” y cuenta el caso de una poetisa a la que acudía la inspiración en medio de sus labores de campo, y entonces ella soltaba la azada y corría y corría a casa para poder escribir el poema rápidamente, porque si no, el poema se escapaba y buscaba otro poeta para ser escrito. Los autores creemos que todas nuestras ideas son originales, pero no, seguramente si tú estás mascando algo, hay otro escritor en el mundo que está mascando la misma idea y sí, el que golpea primero, golpea dos veces, así que, ponte a trabajar :)

Gracias. Os deseo a todos una feliz rentrée otoñal. Hasta pronto.






0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails